• Regístrate
Estás leyendo: "Animales nocturnos"
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 05:29 Hoy

Estado fallido

"Animales nocturnos"

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Será uno de los últimos grandes estrenos de este año y de verdad, como en algún momento se cita a sí misma, es perturbadora y hermosa. Yo tendría que agregar que resulta espeluznantemente hermosa, pero brillante. Tom Ford, en su segunda película como director (Un hombre soltero fue la primera) ya es un consolidado artista del séptimo arte que genera las emociones más enfrentadas, dolorosas, brillantes y que no puedes dejar de ver por más que quieras voltear los ojos de la pantalla. Eso, por cierto, desde los créditos de inicio de la película.

¿Alguna vez se han sentido profundamente ansiosos sin saber por qué? ¿Con una sensación de que algo terrible está ocurriendo, aunque la vida personal no lo justifique? ¿Nunca han sentido una terrible culpa, que nada tiene que ver con la que nos inculcó la religión sin saber por qué?

Y entonces, ¿se han puesto a hacer un recuento de todo lo que ha podido estar bien y mal en sus vidas? ¿Han tenido insomnio? ¿Han terminado una relación de alguna manera no del todo ideal? Alguna de las anteriores seguro les ha pasado, pero como cualquier persona normal pensamos, “es parte de la vida”, ¿no? No hay que exagerar y sigamos viviendo. Que vida solo tenemos una.

Es verdad. ¿Pero qué hay de esa misma vida que estamos viviendo en la mente de alguien más? Son cosas tan aparentemente cotidianas que se requiere de una visión brillante y sí, muy, muy oscura, para poder crear una historia que nos haga pensar en todo esto. Cierto, es la historia de Susan, interpretada por la siempre maravillosa Amy Adams. ¿Pero podría ser la nuestra?

Así salí de Animales nocturnos, y eso que la vi una mañana, con mucho sol y de muy buen humor. No dejo de darle vueltas en mi cabeza a la estética de la misma y todo lo que dice en sí de los personajes y de nosotros, como seres profundamente falibles. Y aunque estoy en el maratón de ver las películas de fin de año, que suelen ser las mejores en historia y actuación, a esta no me la acabo de quitar de la mente ni por un momento.

Sin duda, Tom Ford confronta, confronta y confronta. No creo que pretenda en lo más mínimo darnos clase de cómo ser mejores seres humanos.

Hasta todo lo contrario podría ser argumentado por quienes vean Animales nocturnos. Pero en lo personal creo que hay dos o tres cosas de esta cinta que si me cambiaran, espero para bien, en mi vida. No fue fácil de ver. Aún me duele el pecho por algunas de las escenas. Pero valió la pena ser público valiente y llevarme mi propia conclusión al final.

¿En serio?

¿Tampoco fueron a la fiesta?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.