• Regístrate
Estás leyendo: Cuando "el mejor amigo" se vuelve peligroso
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 18:48 Hoy

En Plural

Cuando "el mejor amigo" se vuelve peligroso

Sergio Villafuerte

Publicidad
Publicidad

Las primeras investigaciones la perfilaban como un caso más de feminicidio, sin embargo, la muerte de Margarita “N”, madre de 34 años de edad, en Tecámac, en realidad se trató del ataque por una jauría de al menos once perros la noche del martes pasado.

Por desgracia no es el primer incidente del tipo en la entidad este año. Antes, el 17 de enero en Santiago Tianguistenco, una niña de cinco años, Ariadne Isabela, perdió la vida luego de ser agredida también por una jauría.

A eso habría que sumarle, entre lo reciente, que a mediados de 2017 otras cuatro personas murieron por el ataque grupal de entre 25 y 30 perros, estas en la zona oriente de Toluca, en la colonia Geovillas de San Mateo Otzacatipan.

La descontrolada fauna urbana se ha convertido en un serio problema en diversas zonas, y además de coordinación entre autoridades municipales y estatales, se hace patente la falta de conciencia por parte de vecinos y propietarios de animales. 

Se ha dicho hasta el cansancio, sin que nada cambie, que la irresponsabilidad de quienes ven como un temporal hobby el poseer mascotas es una parte fundamental de la problemática. Es ya un asunto de salud pública y, evidentemente, de seguridad.

A las autoridades municipales les asusta mucho la posición y posibles protestas de los “defensores de animales” y a veces se hacen de la vista gorda para acabar con la fauna nociva. A la gente inconsciente que compra perros y a los dos meses se cansa y los bota a la calle, no la tocan ni con el pétalo de una multa.

En Tecámac se dejaron de realizar operativos de captura de perros abandonados, al parecer, debido a una mala o “comodina” interpretación de las normas contenidas en la Ley de Protección Animal de la entidad, ya que éstas sólo limitaron las acciones, sin embargo no las cancelaron.

Pero está claro que esos férreos defensores están olvidando a los seres humanos, y queriendo hacer un acto de nobleza con los canes callejeros, al cuidarlos y procurarlos en la propia vía pública, (que no adoptarlos) están en realidad ayudando a multiplicar el problema.

En Tecámac, habitantes y algunos taxistas que hacen base en esta zona impidieron después del ataque que los animales fueran trasladados al centro canino de la demarcación. De hecho, tiempo antes la gente de este lugar incluso había acondicionado un sitio para que habitaran los animales y les proporcionaban agua y comida.

Es tiempo de retomar el tema. Una muerte tan espantosa como la que tuvieron Margarita y Ariadne debería replantear la postura al respecto, y establecer un verdadero plan para evitar más tragedias

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.