• Regístrate
Estás leyendo: El inicio de un nuevo año
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 15:59 Hoy

Columna de Sara S. Pozos Bravo

El inicio de un nuevo año

Sara S. Pozos Bravo

Publicidad
Publicidad

El tiempo, en la Luz del Mundo, se cuenta de forma diferente. El recuento de un largo año que termina el próximo 31 de julio, presiona la consciencia de los creyentes de la auténtica fe cristiana, para realizar un análisis personal, íntimo, que lo lleve en un reconocimiento y auto de sinceridad hacia Dios. Lo hacen porque el inicio de un nuevo año espiritual dará inicio el 1 de agosto del año en curso.

Tres elementos fundamentales hay que resaltar con esta fecha. Primero, que el inicio de un nuevo año conlleva también el éxodo y peregrinación de los miles de creyentes a Hermosa Provincia, en Guadalajara. Segundo, que la movilización de miles de creyentes obedece al acto más sagrado para los cristianos de La Luz del Mundo, que es celebrar la Santa Cena o memorial sagrado que recuerda el sacrificio hecho por Jesucristo hace más de dos mil años. Tercero, que el año nuevo también representa o implica una oportunidad nueva para ejercer con plenitud racional su fe.

Por eso, apenas llegó la invitación apostólica para participar de la fiesta más grande de toda la Tierra hace poco más de dos semanas, los miles de creyentes en más de 50 países (54, según recuerdo), redoblaron sus esfuerzos, asistieron más a las oraciones, continuaron ahorrando para su viaje, buscaron sus permisos laborales, intentaron ser mejores cristianos, se esforzaron por elevar su convicción y fe, e insistieron en esperar el día 1 de agosto y la oración del apóstol de Jesucristo, hermano Naasón Joaquín, para iniciar su peregrinar a Guadalajara.

Esta oración es determinante para muchos creyentes. Algunos de ellos recibieron la negativa en sus permisos, o no cuentan con los recursos suficientes para su traslado. Otros más encontrarán otro tipo de impedimentos y otros más, tras un largo año de trabajo, sienten que sus fuerzas no les alcanzan para continuar en su caminar espiritual. Así que, frente a tales circunstancias, la oración del apóstol de Jesucristo se convierte en ese bálsamo que fluye al corazón afligido, en el ánimo que llega cuando más se necesita, en la fuerza para el alma, en el fortalecimiento para la fe.

Por eso el tiempo se vive y se cuenta de forma diferente. Porque en la Luz del Mundo, el tiempo de prosperidad ha llegado, el de la globalización y expansión de la Iglesia, el de su proyección y presencia. Ese tiempo es, desde el punto de vista de la fe, determinado por el Creador. Otrora fue de pobreza pero ahora abundará en riqueza; otrora fue de sufrimiento y persecución pero ahora es de respeto e inclusión; otrora fue de limitaciones económicas pero ahora es de abundancia.

En La Luz del Mundo, el tiempo de abundancia espiritual ha sido permanente desde que existe un apóstol de Jesucristo. Esa figura, fundamental para esta fe, vincula al creyente con Cristo, lo acerca, lo anima, le infunde ánimo, incrementa su fe, le ayuda a seguir, le da sentido a la convicción y lo hace entender que la grandeza y adoración es exclusiva para Dios y para Jesucristo.

www.sarapozos.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.