• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué nos sorprende el crimen de Anita?
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 16:47 Hoy

Voces callejeras

¿Por qué nos sorprende el crimen de Anita?

Santiago Fourcade

Publicidad
Publicidad

Acostumbrarse a la violencia produce en el ser humano un desperfecto psicológico tan cabrón como algunas adicciones. Minimizamos el problema sin llegar a comprender que la enfermedad ya nos ha transformado completamente y solo quienes nos observan desde afuera ven con sinceridad lo que está ocurriendo.

Y lo reflexiono porque luego del horroroso crimen de Anita, las frases que más escuché fueron: “¿Tan enferma está nuestra sociedad ? ¿En qué nos hemos convertido?”.

Dos preguntas que pudieran retorcernos entre lamentos, pero que me dan a entender que no hemos terminado de visualizar la realidad que nos rodea.

El crimen de Anita es terrible, pero díganme cómo catalogamos una actualidad donde secuestran, descuartizan y a diario contamos por decenas los ejecutados.

Para serles claros, hace años que la mierda nos tapó, pero nos hemos acostumbrado a nadar en ella hasta creer que es normal.

Ahora lo de Anita funciona como un disparador que ojalá nos despierte para que comprendamos que así es el México actual. El México de los cárteles, de los desparecidos y de las familias fracturadas.

La violencia es moneda corriente y son estos crímenes aberrantes los que suelen volver a abrirnos los ojos, pero de ninguna manera creamos que es algo fortuito o que nos “enfermamos” de la nada.

Hace años que México se encuentra en estado vegetativo en materia de derechos humanos, civiles y relaciones interpersonales

Pero, el grave problema es que nos autoengañamos soñando que somos felices y chingones, cuando la realidad nos tiene postrados inmóviles en la cama del desgobierno y la falta de valores familiares.

Twitter: @santiago4kd

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.