• Regístrate
Estás leyendo: #AUGURIOyRIESGOS
Comparte esta noticia
Martes , 21.05.2019 / 08:09 Hoy

#AUGURIOyRIESGOS

Publicidad
Publicidad

Según lo expresó la consultora internacional Price Waterhouse Coopers (PWC) antes del inicio del Foro Económico de Davos, México pasó del lugar 8 al 13 en la lista de los 15 países más atractivos para invertir en 2018, nuestro país superó a Corea del Sur y Emiratos Árabes Unidos en ese listado que encabeza Estados Unidos, seguido de China, Alemania, Reino Unido, India y Japón, que son los cinco principales países en el punto de mira de las grandes empresas con intercambio comercial internacional, que como riesgos para su desempeño mercantil señalan la sobrerregulación gubernamental y aumento del índice de criminalidad, pero siendo México el país al que el Fondo Monetario Internacional (FMI) sitúa mejor en su previsión de crecimiento para 2018 y 2019. El inicio de 2018 en México empieza a parecerse mucho, al menos en lo económico, a los primeros compases del año anterior ya que tras un cierre de ejercicio marcado por los vaivenes en el tipo de cambio entre el peso y el dólar, derivados de la incertidumbre en torno al futuro del TLCAN, la creciente inflación y unos datos de crecimiento menos positivos de lo esperado en la segunda mitad de 2017, el país recupera fuelle en medio de un mar de incógnitas sin resolver: el desenlace de la renegociación del TLCAN y las próximas elecciones presidenciales a realizarse el domingo primero de julio próximo.

En sus últimas previsiones globales, el FMI ha revisado al alza su previsión de crecimiento para México en el ejercicio 2018, para situarlo hasta en el 2.3 por ciento, mucho mejor que el 1.9 por ciento establecido en su anterior pronóstico en octubre pasado y situándolo ahora para 2019 en hasta el 3 por ciento, siete décimas más que lo augurado para este año. A pesar del estirón, el crecimiento mexicano queda por debajo de la expansión prevista para el resto de países emergentes, que aprovechan el mayor crecimiento mundial y la aceleración del comercio para crecer un 4.9 por ciento este ejercicio y un 5 por ciento el próximo, con los dragones asiáticos tirando del carro. El Fondo sigue considerando la renegociación del TLCAN como uno de los mayores riesgos que acechan a la expansión de la economía mundial en este 2018 y entre los focos rojos también se sitúa a los comicios de julio próximo, pues México elegirá presidente.

América Latina es una región que en los últimos años ha quedado abajo de la necesidad y la expectativa de crecimiento potencial, las economías de sus países muestran notoria diversidad no solo en los aspectos sociales, culturales y demográficos; sino también en lo que se refiere a las políticas económicas existentes. Latinoamérica es una región diversa en lo referente a lo político y económico, y así mismo inestable, por el continuo cambio de enfoque en lo que se refiere a políticas monetarias en los países de la región, cuyas economías de mayor tamaño basándose en el Producto Interno Bruto y la paridad del poder adquisitivo son Brasil, con casi 2.4 billones de dólares y México, con 1.9 billones de la citada divisa, siendo en este contexto una sorpresa el posible mejor crecimiento económico de esas dos naciones, sin dejar de advertir que en términos globales, se prevé que la economía regional crecería un 2 por ciento en el 2018, el doble de la expansión prevista para este año, empujada por esa mayor dinámica de crecimiento de México, Brasil y Argentina, según afirma la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

El impulso que comienza a tomar la región se debe, en parte, al repunte en los precios de las materias primas y un aumento del comercio a nivel mundial, conforme se destaca en el Reuters Latin American Investment Summit.

Aunque América Latina ha logrado un avance hacia la madurez macroeconómica y una mejor resiliencia a las turbulencias externas, los gobiernos de los países latinoamericanos no deben confiarse y “dormirse en los laureles” debiendo ahora preocuparse por el incremento de la inversión para detonar más y mejor crecimiento habiendo que tanto la política fiscal como la política monetaria deban generar mejores condiciones para incentivar la inversión y las inversiones no pueden focalizarse en la exportación de simples materias primas, pues se necesita con urgencia apuntar hacia un esquema estratégico que pueda dotar de mayor valor agregado a sus productos, además de diversificar la economía y detonar el mercado interno a fin de no depender demasiado de las exportaciones. A los gobiernos de la región les falta una sensación de urgencia en el sentido de que la tecnología es un tren que ya arrancó y esta región está muy atrasada en ese ámbito, la región tiene que subirse a la revolución de los materiales, a la revolución de la nanotecnología, de la biotecnología y de la tecnología digital, ello sí descuidar el preservar la productividad básica interna en materia prima y seguir explotando la atracción turística en sus diversas vertientes. Ojalá que en el marco del cúmulo de expresiones pro electorales hubiese más claridad sobre cómo se plantea la posible estrategia de cada aspirante a fin de preservar equilibrio y crecimiento económico de la nación procurando certidumbre y mayor bienestar a la población.

@salvadocosio1

opinion.salcosga@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.