• Regístrate
Estás leyendo: Entre los hermanos Cardenal y el ex cardenal McCarrick
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 18:05 Hoy

Apuntes

Entre los hermanos Cardenal y el ex cardenal McCarrick

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

El pasado 2 de febrero, el nuncio apostólico en Nicaragua visitó en su casa de Managua al sacerdote, poeta y revolucionario, Ernesto Cardenal (1925); le notificó una noticia del Papa Francisco, que días después se conoció cuando el arzobispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, se arrodilló ante su cama “y le pedí su bendición como sacerdote de la Iglesia católica” (ver http://bit.ly/2DMgyph y http://bit.ly/2S8YF9g). Días antes, el 11 de enero, la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió un decreto, difundido el 16 de febrero siguiente, que el ya ex cardenal Theodore Edgar McCarrick, otrora poderosísimo en Estados Unidos ex arzobispo de Washington quedó sin condición de clérigo, expulsado del sacerdocio de forma inapelable (ver: http://bit.ly/2TPr5Xy y http://bit.ly/2TT9T3o).

Ernesto Cardenal, egresado de Filosofía y Letras en la UNAM, se formó como monje trapense (Cisterciense), y tras el triunfo de la revolución nicaragüense (19 de junio de 1979) se incorporó al nuevo gobierno como ministro de Cultura por lo que fue suspendido (a divinis, pena canónica) de sus funciones sacerdotales como su hermano Fernando (1934-1916), quien fuera jesuita, y ministro de Educación en la primera etapa del régimen sandinista como Ernesto, y a quien el Papa Francisco le levantó su suspensión en 2014. Hoy, ha quedado rehabilitado, reivindicado, reconciliado.

En contra partida, está McCarrick (1930), con una vida paralela diametralmente opuesta a los hermanos Cardenal. Todos poder en sus campos, pero ejercido como dos caras: los hermanos sirviendo, con la vida en riesgo; el otro, abusando y cometiendo crímenes contra menores, incluso usando lo sagrado para ello (delito de solicitación). Los hermanos, aislados, aceptaron la pena de suspensión reservada al Papa; el otro, protegido por una estructura de poder. Juan Pablo II suspendió a los primeros, e hizo cardenal al estadounidense.

La reducción de McCarrick, además, se da en la víspera del encuentro del jueves al domingo próximos de los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo (148 nacionales, 21 de rito oriental y 13 continentales), con el tema protección a menores. Una cumbre de suma trascendencia para la Iglesia católica que afronta una crisis de manera abierta para rendir cuentas (ver: http://bit.ly/2NcG5vQ, http://bit.ly/2tsgu9c y http://bit.ly/2TPPcoJ).

Hoy se darán detalles del encuentro y es el punto de la agenda del Papa, dimensionándolo al terminar el rezo del Ángelus de ayer (ver: http://bit.ly/2NcG5vQ y http://bit.ly/2X6H19E): “un fuerte acto de responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo”.

No hay intocables, sería el menaje previo a la cumbre católica.


Twitter: @jrubenalonsog






Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.