• Regístrate
Estás leyendo: Auditorías en transparencia: siguiente paso
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 12:37 Hoy

Apuntes

Auditorías en transparencia: siguiente paso

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

Invariablemente me enfrento y hago estas preguntas: ¿la información fundamental publicada por los sujetos obligados en sus portales o sitios de transparencia es verdadera? ¿Cómo saber si la información publicada es veraz? ¿Los resultados de las “evaluaciones” hechos por consultoras como ARegional, IMCO, organizaciones ciudadanas como CIMTRA, la evaluación de organismos garantes como el INAI y o el ITEI muestran que la información publicada cumple con los requisitos de que ésta, además de accesible es “confiable, verificable, veraz, oportuna” y que atiende “las necesidades del derecho de acceso a la información de toda persona”? (Artículo 13 de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información).

A quien me formula la pregunta de si lo ahí publicado es verdad no me queda más que plantearle un principio básico sobre la veracidad de algo: que lo expuesto corresponda con la realidad, y para ello, contraste la información con lo que el sujeto obligado publica y si aún tiene dudas, solicite información para hacer cruces de información. Pero sé que eso no es suficiente, pues el reclamo de fondo parte de la desconfianza hacia las instituciones públicas, que históricamente han dado muestras de que mienten, engañan, manipulan, distorsionan.

El ITEI, como organismo garante, tiene la atribución de “evaluar la transparencia de los sujetos obligados, según el cumplimiento de la publicación de la información fundamental” (Artículo 35, numeral 1, fracción XVI). Anualmente programa evaluaciones sobre determinados sujetos obligados, pues con más de 400 a seguir, presupuestal y humanamente es imposible hacerlo con todos. Ningún sujeto obligado evaluado por el ITEI ha obtenido una calificación de 100 (mínimo, o piso que establece la ley), lo cual es incumplimiento.

La metodología que aplica el ITEI, como las empleadas por consultoras y organismos ciudadanos, se centra en las formas, incluso en la apariencia de su presentación, no en el contenido de la información. Entrar a las entrañas de esta para verificar que es “confiable, verificable, veraz, oportuna” requiere de auditorías de información pública, de transparencia.

Las evaluaciones deben dar el siguiente paso: eliminar el puntaje en sus resultados, pues estos sólo pervierten y corrompen con ranqueos engañosos que maquillan a los opacos de transparentes y simulan transparencia. Ya es tiempo de dar el siguiente paso: auditorías de contenido de información.

Twitter: @jrubenalonsog

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.