• Regístrate
Estás leyendo: ¡Exigimos el derecho a la mediocridad!
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 05:13 Hoy

Política Irremediable

¡Exigimos el derecho a la mediocridad!

Román Revueltas Retes

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Los mexicanos sobrellevan estoicamente unas adversidades que los naturales de los países desarrollados hace buen tiempo que dejaron atrás. Ahí tenemos, para mayores señas, el transporte público: la gente viaja en buses desvencijados, ruidosos, incómodos e inseguros; constaten ustedes igualmente las desastrosas condiciones de los servicios de salud; dense una vuelta por las escuelas del supremo Gobierno y metan la nariz en los hediondos retretes; comiencen un trámite cualquiera en la ventanilla de la correspondiente dependencia y conlleven el trato indiferente, si no es que despótico, del empleado de turno; reclamen reparaciones por un articulo defectuoso y prepárense para soportar los más elevados niveles de frustración; finalmente, acudan espantados a una agencia del Ministerio Público para vivir en directo la experiencia del infierno.

Todo esto, el ciudadano de a pie lo conlleva con ejemplar resignación, por no hablar del ancestral fatalismo que se le atribuye al pueblo bueno en estos pagos. Pero, miren ustedes, los individuos de la subespecie hispano-mexica (ya que en eso estamos ahora, en el tema de consagrar taxativamente nuestros orígenes) reclaman —al mismo tiempo— prebendas, prerrogativas y dispensas absolutamente desaforadas. ¿En qué país del mundo exigen los estudiantes que se les exima de pruebas y que se les otorgue el mentado “pase automático”? ¿Cómo es, de la misma manera, que los egresados de las escuelas normales pretenden que se les aseguren puestos de maestros, sin mayores trámites, al terminar su período de aprendizaje? ¿Es realmente una conquista laboral poder vender una plaza magisterial o heredarla a un pariente y sería algo tan presuntamente legítimo, encima, que la posible revocación de este “derecho” no puede ya nunca estar en la mesa de negociaciones?

Fuera de nuestras fronteras, las demás naciones siguen su imparable marcha hacia la modernidad en un entorno de fortísimas exigencias, duras obligaciones y crecientes esfuerzos personales. En China, en Japón o en Corea del Sur, se accede a la educación superior luego de pasar duros filtros. Aquí, demandamos airadamente la vía fácil. No nos importa, al parecer, que sea el camino directo a la mediocridad.

revueltas@mac.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.