• Regístrate
Estás leyendo: El pueblo detendrá la construcción del aeropuerto, sí señor
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 09:49 Hoy

Política Irremediable

El pueblo detendrá la construcción del aeropuerto, sí señor

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

¿Todo hay que consultarlo, entonces? Y, en cualquier posible referéndum, ¿participarán también esos ciudadanos desinformados que se tragan sartas enteras de mentirotas sin molestarse en verificar fuentes, en corroborar datos, en cuadrar números y en comprobar que lo que se les dice tenga una mínima veracidad?

Un conductor de Uber me soltó que los sufragios de la gente que no había votado en las pasadas elecciones se habían ido directito al PRI. Así como lo oyen ustedes, estimados lectores. Así de factible, de viable y de realizable. Exasperado, le hice ver al tipo que si tal fuere el caso entonces el antiguo partido oficial no habría obtenido el 16 por cien de los votos sino una tajada mucho mayor (digo, casi cuatro de cada diez de los mexicanos registrados en la lista nominal no asistieron a las urnas). Todavía me neceó algo el hombre hasta que, machacándole yo también las cifras, pareció aceptar que la gran maquinación no había tenido lugar. Muy bien, pero ¿vamos a dejar en manos de gente así, con perdón, las grandes decisiones nacionales?

Otro sujeto, consultado acerca de sus preferencias políticas antes del 1º de julio, dijo que iba a votar por Obrador porque le parecía “muy buena la propuesta de vender el avión presidencial”. Vaya proyecto de nación: deshacerse de unos bienes del Estado que los futuros Gobiernos se verán obligados a adquirir de nuevo porque, hasta nuevo aviso, un país moderno necesita de una flota de aeronaves para facilitar un gran número de funciones públicas. De nuevo, aquí tenemos a otro individuo que decidirá soberanamente en los futuros plebiscitos (por lo pronto, suponemos, votará para que no prosiga la construcción del nuevo gran aeropuerto).

Por cierto, ¿qué dicen, los detractores de este proyecto? Pues, entre otras cosas, que se construye en terrenos inestables, totalmente inadecuados para el alzamiento de pistas y de edificaciones mayores. O sea, que los ingenieros que planearon la obra se lanzaron así nada más. Comenzaron los trabajos a lo tonto, vamos: no saben de mecánica de suelos y no advirtieron que el lugar era el lecho de un antiguo lago. Y, desde luego, tampoco ha habido avances en las técnicas de cimentación ni progreso alguno en los procesos de la ingeniería civil. Que se detenga pues la construcción.

El pueblo hablará, en octubre. Y su voz será escuchada. Sí señor.

 revueltas@mac.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.