• Regístrate
Estás leyendo: ¿Dialogar? ¿Con los chantajistas y con los violentos?
Comparte esta noticia
Martes , 21.05.2019 / 16:12 Hoy

Política Irremediable

¿Dialogar? ¿Con los chantajistas y con los violentos?

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

Las disposiciones de la reforma educativa están inscritas en la Constitución. Y, hasta nuevo aviso, los preceptos constitucionales hay que respetarlos, acatarlos y obedecerlos. No vivimos bajo la bota de ese Nicolás Maduro que ha socavado la independencia de los Poderes en su país y que maneja a sus anchas al Tribunal Supremo de Venezuela (esa Corte de amiguetes e incondicionales se dedica a bloquear, por no decir sabotear, todas las iniciativas de ley que intenta promover la oposición en el Parlamento). No, aquí las normas legales se votan en nuestro Congreso bicameral luego de arduas y trabajosas negociaciones. Y, a pesar de todo lo que se pueda decir sobre las imperfecciones de nuestro sistema democrático, los diputados y los senadores que tenemos, elegidos libremente en elecciones abiertas, son los representantes de los ciudadanos. Luego entonces, si la mentada reforma educativa figura ya en la Carta Magna, no fue por el capricho de un dictadorzuelo ni por una imposición arbitraria sino, lo repito, porque fue acordada por los miembros del Poder Legislativo.

Los líderes de la CNTE y de otras organizaciones magisteriales dicen ahora que quieren “dialogar”, luego de que sus agremiados hayan perpetrado, a lo largo de décadas enteras, un crimen infame: despojar a los niños de la nación mexicana del derecho a recibir educación y sentenciarlos de por vida a la condena de tener que enfrentar las durezas de este mundo sin los debidos conocimientos. A los chicos de Oaxaca, Guerrero y Chiapas los han abandonado en sus aulas, privándolos de enseñanza al menor pretexto. Hemos visto así que los tales “maestros” pasan su tiempo en manifestaciones, algaradas y bloqueos, reclamando airadamente que papá Gobierno les satisfaga un interminable rosario de prebendas y provechos. ¿Resultado? Las entidades federativas donde “enseñan” son las de los más bajos niveles educativos y las más atrasadas económicamente. Pero miren ustedes, no les basta con haber consumado tan nefasta y antipatriótica faena sino que —además de bloquear carreteras, perseguir a sus propios agremiados, saquear comercios, destrozar mobiliario urbano, atacar a policías desarmados y cometer otros desmanes— exigen, en este preciso momento, más “diálogo”. ¿Para qué? Muy sencillo: para que el Gobierno derogue, pura y simplemente, una ley que no es de su gusto. Yo les pregunto, a los negociadores de la Secretaría de Gobernación: ¿de verdad creen que se puede siquiera razonar con gente tan profundamente destructiva?

revueltas@mac.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.