• Regístrate
Estás leyendo: Los errores de Madero
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 21:42 Hoy

Tiempo vivido

Los errores de Madero

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

El día de mañana se cumplirán 106 años de la aprehensión del Presidente Madero, y el 22 los mismos años del aniversario luctuoso por su asesinato. Culminó así la preclara vida de nuestro paisano Francisco Ignacio Madero González. 

La contrarrevolución necesitó un poco más de un año desde que asumiera la Primera Magistratura del país, luego de haber convocado a la Revolución Mexicana que según su manifiesto a la nación debía iniciar el 20 de noviembre de 1910, a las seis de la tarde.

Madero, sin ninguna experiencia política resultado de algún ejercicio de cargo público en poco tiempo se vio frente a los destinos de la Nación, cargando ya severas críticas de enemigos y amigos por los que se ha consignado como la serie de errores, que registró puntualmente Adrián Aguirre Benavides, uno de los destacados hermanos, primos de Madero, acendrados maderistas y luego seguidores de Villa, cuando éste comandó las fuerzas Convencionistas enemigas de las Constitucionalistas dirigidas por Carranza, luego de no reconocer a Huerta, después del telegrama que el traidor enviara el 19 de febrero de ese año de 1913 a los gobernadores para anunciarles que había asumida el Poder Ejecutivo. 


Anota Aguirre Benavides once errores de los cuales se destacan, dadas la consecuencias de los mismos: Los tratados de Ciudad Juárez, el licenciamiento de las fuerzas Revolucionarias, la formación de su gabinete, la indemnización de los gastos que causó la Revolución y la incapacidad para gobernar. 

Objetivo ofrece su análisis a partir de lo que seguramente escuchó argumentar al mismo Madero y de ponderar los efectos de los mismos. 

Quizá el menos comentado es el que se refiere a los gastos que causó la Revolución. Fue tema de escarnio principalmente en la prensa, los otros, sin duda, eran más objeto de acciones políticas, de complots, de operaciones contrarrevolucionarias en la parte operativa, pero el del dinero era otra cosa. 


Madero hizo la Revolución sin robar a los poderosos o las arcas públicas; gastó su dinero, luego Gustavo Madero echó mano de dineros de la Cía. Francesa del Ferrocarril del Centro. 

De no haber triunfado el movimiento hubiera tenido a ir la cárcel; pero fue posible que repusiera los 600 mil pesos. Cuando esto se supo fue un escándalo entre los enemigos. 

Olvidaron que ninguna Revolución ha sido gratis.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.