• Regístrate
Estás leyendo: Honor a mis lectores
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 01:35 Hoy

Perdón, pero...

Honor a mis lectores

Roberto Blancarte

Publicidad
Publicidad

No conozco sus nombres, o por lo menos no los de todos, pero es lo que menos importa. Se llaman “Patsy”, “Misho”, “Miguel Ángel”, “Serpax”, “Navegante interestelar”, “Wherethestreetshavenoname”, “melev” y nombres de ese tipo. Más allá de sus denominaciones, lo que verdaderamente aprecio es que, semana tras semana, están allí, comentando mis artículos en MILENIO. Fieles al debate, listos para la discusión, que en muchas ocasiones no gira ni siquiera alrededor de lo que yo digo. Podría decirse que mis artículos son un pretexto para conversar y dialogar entre ellos. Un simple punto de partida. Lo interesante es que ya han formado una pequeña comunidad que continúa y de alguna manera extiende mis artículos. Como es de esperar, no todos están de acuerdo con lo que digo. Algunos incluso se oponen de manera sistemática; a veces visceralmente, en otras ocasiones muy racionalmente. Otros me defienden, apoyados o no en lo escrito. Más de una vez se despegan del tema tratado y comienzan a discutir de otras cuestiones. Y, aunque evidentemente no están de acuerdo y tienen posturas diametralmente opuestas, tengo la impresión de que muchos se han vuelto de hecho ya amigos cibernéticos.

En todo caso, mis lectores son la prueba viviente de que uno no es poseedor de lo que escribe, porque una vez publicado, ya le pertenece a los demás, a quien lo lee y lo interpreta, quien se lo apropia según su manera de ver el mundo, de conocerlo y de vivirlo. También parecerían ser el testimonio de que los argumentos esgrimidos no suelen modificar las opiniones de la gente, pues a pesar del tiempo, las razones expuestas, las pruebas aportadas y la reiteración de lo dicho, los lectores suelen seguir manteniendo sus posiciones. La verdad es que sería mucha vanidad el pretender que no lo hicieran. Si acaso puede uno haber iniciado alguna conversación que, con el tiempo, genera pequeños matices, un poco de información y algunas perspectivas novedosas. Pero quizás el mayor logro no está en el terreno de las ideas, sino en el del desarrollo de una opinión pública, es decir, el de una discusión que se extiende y que eventualmente puede generar una visión crítica del acontecer social y político. Y eso no es obra de uno, sino de los lectores. Así que aprovecho este medio, en mi último artículo de 2016, para agradecerles por su asiduidad y persistencia. Si siguen así, el próximo año organizo un brindis para conocerlos personalmente.

roberto.blancarte@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.