• Regístrate
Estás leyendo: Hacia un Congreso Constituyente de Jalisco
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 19:48 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

Hacia un Congreso Constituyente de Jalisco

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Apenas la semana pasada nos referimos en este espacio, con motivo de la conmemoración del 102 aniversario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sobre la urgente necesidad de aprender a mirar lo que celebramos hoy desde una perspectiva histórica que resulte socialmente provechosa, ante lo que León Portilla ha llamado la construcción de significado en la historia (El Colegio de Jalisco, 2003). Y ahora se nos presenta la inmejorable oportunidad de continuar la reflexión a la luz de la iniciativa de reforma constitucional que presentó precisamente el pasado 5 de febrero, el gobernador constitucional del Estado de Jalisco, Mtro. Enrique Alfaro Ramírez, que abre la posibilidad de crear una nueva Constitución Política para el Estado de Jalisco por la vía de la conformación de un Congreso Constituyente.

Más allá de las aclaraciones conducentes que esclarezcan las fuentes que sirvieron a la fundamentación teórica de la iniciativa (ver eluniversal.com.mx del 6 de febrero de 2019), y las primeras reacciones y críticas que tal iniciativa suscitó en redes sociales, personalmente coincido con la hipótesis planteada en el documento al reconocer que “la condición vigente en nuestro Estado nos obliga a hacer esa pausa reflexiva para considerar la posibilidad de tener un nuevo marco normativo local, sin los exabruptos de una revuelta armada, por el contrario, echar mano de instituciones democráticamente establecidas, con el afán de alcanzar los más amplios consensos posibles” (Fracción XI de la exposición de motivos de la referida Iniciativa).

Como la propia iniciativa lo establece, el artículo 117 de la Constitución local vigente ya reconoce las vías institucionales para ser reformada, hipótesis que -dicho sea de paso- fueron reubicadas y adicionadas en 1997, tras la reforma política impulsada por el entonces gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez; la cual además de recuperar las hipótesis jurídicas plasmadas en el artículo 66 del texto constitucional vigente desde 1988, adicionó la fórmula del “referéndum derogatorio parcial o total” que para entonces significó un avance importante de la democracia directa, aunque con el trascurrir de los años se fue constatando su inviabilidad para aterrizarla al ámbito de las prácticas sociales efectivas. Así, desde la perspectiva histórica se aprecia un enorme desafío para que la adición del artículo 117bis propuesta, no termine como el referéndum derogatorio, lo cual supone poner la mirada más allá de los consensos parlamentarios necesarios para su aprobación y echar mano de la suficiente dosis de oficio político para crear el Constituyente que merece Jalisco.


Académico de El Colegio de Jalisco



roberto.arias@coljal.edu.mx



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.