• Regístrate
Estás leyendo: La total abdicación
Comparte esta noticia
Viernes , 26.04.2019 / 09:41 Hoy

La total abdicación

Publicidad
Publicidad

La semana pasada, en las calles de Reynosa hubo balaceras, comandos armados, bloqueos, coches quemados, una decena de ejecutados y redes ciudadanas advirtiendo sobre las colonias que debían evitarse hasta que la intervención del Ejército las despejara. O sea, una semana como tantas otras a la sombra de la desintegración del cártel del Golfo. La salvedad es que el Presidente de México iba a inaugurar hoy, en la ciudad natal del gobernador García Cabeza de Vaca —ese que cuando alcalde aprobó la organización en un parque de beisbol público de una fiesta del día del niño patrocinada por Osiel Cárdenas—, un libramiento vial y no lo hizo. ¿La razón? Oficialmente se dijo que la gira nunca estuvo confirmada, aunque el Estado Mayor se puso en contacto con las autoridades locales para planear la logística del evento y personal de Presidencia se apersonó para preparar el corte de listón. La realidad apunta a que la plaza se calentó y el riesgo se volvió demasiado alto.

En Sinaloa, hace casi exactamente un año, comandos levantaron a dos policías municipales: a José Antonio Saavedra se lo llevaron de la calle el 23 de enero de 2017, y a Yosimar García lo sacaron de su casa el día 28. Ambos pertenecían a la unidad del comandante Israel Ruiz, quien el 30 de septiembre de 2016 había auxiliado al Ejército tras una emboscada al norte de Culiacán, preparada por el cártel de Sinaloa, que dejó cinco soldados muertos. El cadáver de Ruiz fue localizado entre Culiacán y Navolato el 23 de febrero de 2017, luego de haber sido secuestrado el 21 de enero anterior. Seis policías municipales más fueron ejecutados, pero de García y Saavedra nada se sabe. Sus familiares, desesperados, le escribieron una carta abierta al cártel: “Acudimos a ustedes rogando y suplicando a su corazón y a su conciencia a que nos ayuden a acabar con esta tortura, acabar con este dolor que hemos estado llevando durante un año. Apelamos a su buen corazón y (sic) nos ayuden a que regresen nuestros seres queridos”.

Cada vez queda más claro que hay lugares en México donde no puede ser garantizada ni la integridad del Presidente de la República. Donde hasta los policías saben quiénes son los verdaderos amos.

Twitter: @robertayque

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.