• Regístrate
Estás leyendo: Fundamentos para una sociedad democrática
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 15:53 Hoy

Opinión

Fundamentos para una sociedad democrática

Ricardo Velázquez

Publicidad
Publicidad

Es ideal difundir entre los miembros de la sociedad el respeto a la ley, sobre todo en las generaciones jóvenes, como un principio imprescindible para a fortalecer el orden social de estado, ya que sin respeto a las leyes, se muestra imposible lograr un desarrollo claro, justo, equitativo, seguro y cierto. A esto le llamamos Cultura de la legalidad. Misma que se ha vuelto un componente fundamental en la vida cotidiana de toda sociedad democrática. Cultura de legalidad es un concepto utilizado para hacer referencia a la actitud que una sociedad o comunidad tiene respecto de su grupo de normas, leyes y reglas. Es por esta razón que todas las personas que conforman una sociedad deben respetarla para una mejor coexistencia. A su vez, ningún gobernante puede oponerse a lo establecido en la Constitución de cada país, donde se encuentran todas las normas esenciales de cada estado; todas las medidas que tome mientras se encuentre en su cargo deberán estar sometidas a la ley.

Podemos definir el principio de legalidad como la prevalencia de la ley ante cualquier otra actividad o acción que posee el poder público. De esta forma todo lo que emane de un estado debe estar regido por la ley y no por la voluntad de las personas que habitan en la sociedad. Por lo tanto, la legalidad es todo aquello que se realiza dentro del marco de la ley escrita.

Cuando las sociedades más antiguas comenzaron a poner por escrito las leyes que antes se mantenían oralmente y que eran resultado de las costumbres o tradiciones surgió el principio de legalidad. Las leyes de una sociedad han sido establecidas a fin no sólo de solucionar conflictos o disputas, sino también con el objetivo de organizar la vida cotidiana y reglamentar diferentes situaciones.

La legalidad es entonces el marco dentro del cual existe todo el sistema de leyes que una sociedad ha decidido darse, volviéndose el espacio al cual los responsables de ejecutar la ley recurren en busca de información sobre cómo resolver tal o cual situación. Es importante aquí señalar que el ámbito legal de una comunidad puede no ser enteramente compartido por otra comunidad, sobre todo en lo que respecta a tradiciones y leyes antiguas que permanecen en el tiempo.

En los últimos años se registró un aumento en los delitos considerados como graves, así como en la corrupción del país. Se han examinado posibles soluciones como la prevención del delito y se han implementado medidas para reducir esta ola de delincuencia. Si bien es necesario que se tenga un enfoque hacia el Estado de Derecho para enfrentar el reto, resulta poco probable que el enfoque de las instituciones o los programas regulatorios, sea suficiente. Lo que se necesita es una estrategia que los complemente y tenga como objetivo un cambio primordial de valores. Dichos programas necesitan el apoyo de una sociedad o cultura que apoye al Estado de Derecho.

La importancia del nivel de legalidad incrementa al pasar de los años, pues como lo han referido los teóricos, es el “poder que tienen los sin poder”, actualmente ya no se concibe a la ley como la defensa de los fuertes, sino que la ley tiene como finalidad defender a aquellas personas que solo la tienen a la ley como medio de protección, aquellas personas que no tienen dinero o influencias; su único medio es el derecho, pues sirve como refugio ante la discriminación, la arbitrariedad o el abuso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.