• Regístrate
Estás leyendo: Discriminación y violencia en niñas
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 00:12 Hoy

Opinión

Discriminación y violencia en niñas

Ricardo Velázquez

Publicidad
Publicidad

En México, las niñas y adolescentes sufren violencia y discriminación por el sólo hecho de ser mujeres. En los últimos años fueron atendidas más de trescientas mil niñas por situaciones relacionadas con violencia sexual.

Las desapariciones de mujeres; así como los feminicidios son por sí un hecho deplorable y que desafortunadamente van en aumento las relacionadas con menores de edad. Desde el 2015 se han registrado 194 feminicidios.

Otro factor de vasta importancia es el embarazo y nacimientos en menores de 20 años; de los cuales, uno de cinco nacimientos se presenta por violencia. Siete de cada diez niñas son víctimas de algún tipo de violencia o maltrato incluso dentro de su propio hogar; y cada día 4 niñas mueren causa de esto.

No podemos seguir ignorando esta desafortunada situación en la sociedad mexicana; ya que es un factor determinante de la deserción escolar e incluso, una causa importante de muertes infantiles. Miles de niños, niñas y adolescentes en México, crecen en un contexto de violencia cotidiana que deja secuelas profundas e incluso termina cada año con la vida de centenares de ellos. Gran parte de esta violencia, que incluye violencia física, sexual, psicológica, discriminación y abandono, permanece oculta y en ocasiones, es aprobada socialmente. Como sociedad, servidores públicos, ciudadanos, adultos, padres, maestros, tenemos la obligación de poner alto a esta lamentable situación; esto no significa limitarse a castigar a los agresores, sino que es necesario transformar la mentalidad de la sociedad y las condiciones económicas y sociales subyacentes ligadas a la violencia.

Urge abrir nuevas oportunidades de desarrollo para que las adolescentes no se vean obligadas a abandonar sus estudios o se casen por pobreza. Asimismo, es de vital importancia el fortalecimiento de la igualdad y equidad de género desde temprana edad; para que las niñas tengan pensamientos de libertad e independencia; respeto y mejor desarrollo humano, cívico y moral. Con un crecimiento y desarrollo sano, con protección y con oportunidades de aprender.

La violencia a temprana edad tiene consecuencias en el desarrollo cerebral y en el sistema inmunológico de las víctimas. Y aunque sus impactos en cada individuo varían de acuerdo con su contexto social, la violencia (sexual, emocional, acoso escolar, cyberacoso, confinamiento, detención en aislamiento, humillación o en condiciones degradantes) pueden afectar la salud física y mental de las víctimas. Así es que cuando un adolescente ha vivido con violencia desde muy pequeño, corre el riesgo de tener un incremento de ideas suicidas, consumir sustancias adictivas y tener mayor contacto con el sistema de justicia penal. Las experiencias negativas también se asocian al desarrollo de problemas cardiacos, obesidad, depresión, comportamiento antisocial, disminución en el desempeño académico, entre otros. Las lesiones físicas resultan, en algunos casos, en alguna discapacidad e incluso la muerte.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.