• Regístrate
Estás leyendo: 'Narcodemocracia': en Tamaulipas se 'bajan' 52 candidatos por el crimen
Comparte esta noticia

Itinerario político

'Narcodemocracia': en Tamaulipas se 'bajan' 52 candidatos por el crimen

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

Algo muy grave —que no quieren ver PAN, PRD, Morena, PT y otros partidos opositores— está pasando en Tamaulipas.

Y es que no es uno, dos ni tres; tampoco 10 o 20 los candidatos que han abandonado la contienda a causa de presiones y amenazas del crimen organizado y el narcotráfico.

El problema es de magnitudes colosales. Según el Instituto Electoral de Tamaulipas, llega a 52 el número de aspirantes que renunciaron a su derecho constitucional de ser votados; cifra de escándalo si se toma en cuenta que en todos los casos se trató de presión criminal.

Pero acaso lo peor es que si hoy los barones del crimen quieren imponer leales en alcaldías tamaulipecas —por los medios que sea—, se puede presumir que no pocos de los alcaldes en funciones —hoy— están al servicio del crimen.

¿Cuántos y cuáles alcaldes de Tamaulipas y de otras entidades son parte de los narcogobiernos en México? ¿Cuántos gobiernos estatales? ¿Cuántos policías, ministerios públicos, jueces...?

Pero el mayor escándalo es que, a pesar de las evidencias, partidos como PAN, PRD o Morena se nieguen a aceptar la narcodemocracia que se vive en Tamaulipas. Prefieren voltear a otro lado, patear el bote y gritar que es una persecución político-electoral.

Olvidan que esa postura irresponsable y valemadrista fue la causante del empoderamiento del crimen organizado en Iguala. Olvidan que, a la postre, el narcogobierno y la narcodemocracia de Iguala ordenaron la muerte de Los 43. Y parece que PAN y PRD no aprendieron nada de la tragedia de Iguala. Hoy defienden a capa y espada lo que parece un narcocandidato de alianza.

Por lo pronto —como todos saben—, el pasado fin de semana el líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, anunció el retiro de la candidatura de tres aspirantres a alcaldes de los municipios de Hidalgo, Mainero y Villagrán. A su vez, el 28 de abril, en el portal La Otra Opinión, dimos cuenta de que tres candidatos a alcaldes, de Movimiento Ciudadano, renunciaron junto a las planillas que integran con síndicos y regidores.

Previamente, el 22 de abril, el diario regional Hoy Laredo Noticias informó que el candidato del PAN al gobierno estatal, Francisco García Cabeza de Vaca, acudió a un mitin a los municipios de Hidalgo, Mainero y Villagrán, en donde "fue recibido por las dirigencias de PAN, PRI, PRD, PT, MC, Alianza Social, Encuentro Social y Nueva Alianza". Todos, en bloque, en cada municipio, le externaron su apoyo.

Vale recordar que al inicio de las campañas, el cártel del Golfo colgó cartulinas —en distintos municipios— en las que se advertía: "A quien coloque una manta a favor del PRI se le mochará la mano". ¿Qué quiere decir lo anterior? Sí, sería la confirmación de que en Tamaulipas se vive una narcoelección y que impera el reino de la narcodemocracia.

Y es que según el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM), los 52 candidatos que han renunciado pertenecen a PAN, PRD, PT, PES, MC y Morena. Lo curioso es que la mayoría de sus dirigencias estatales prefieren guardar silencio.

Y casualmente, los municipios donde han renunciado son aquellos en los que el candidato de la alianza PAN-PRD, Francisco García Cabeza de Vaca, aventaja en la contienda. Son los municipios de Hidalgo, Mainero, Villagrán, Díaz Ordaz, El Mante, Reynosa, Soto la Marina, Tampico y en algunos distritos locales.

¿Dónde está el gobierno estatal? ¿Dónde el gobierno federal? ¿Dónde el INE? ¿Dónde los partidos? ¿Dónde la Marina y la Sedena? ¿A nadie importa la narcodemocracia de Tamaulipas?

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.