• Regístrate
Estás leyendo: ¡“El dedo” pudrió al frente!
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 07:31 Hoy

Itinerario político

¡“El dedo” pudrió al frente!

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

¿Qué debemos entender de posiciones antagónicas de aliados políticos como Alejandra Barrales y Miguel Mancera?

La primera, lideresa del PRD gracias al total apoyo del jefe de Gobierno, dijo que no hay condiciones para elegir candidatos del frente ciudadano mediante elección universal y secreta, dizque por el riesgo de que el PRI meta la mano.

El segundo, Miguel Mancera y jefe de Gobierno, dijo que no competirá en el frente ciudadano sin reglas claras y sin elección abierta, universal y secreta del candidato presidencial.

¿Por qué las posturas antagónicas?

La conclusión parece clara: porque asistimos a la traición de Alejandra Barrales, quien pactó con Ricardo Anaya el “agandalle” de las candidaturas presidencial y a la jefatura de Gobierno de la capital.

Es decir, el frente ciudadano PAN, PRD y MC terminó convertido en grosero pacto entre las cúpulas de PAN y PRD, a espaldas de los militantes azules y amarillos.

Y si, duele reconocer que siempre dijimos que el frente ciudadano sería un pacto de facto entre Ricardo Anaya —quien ganaría la candidatura presidencial— y Alejandra Barrales, quien sería la candidata al Gobierno de CdMx. Hoy se consumó el engaño y se pudrió el frente.

Y es que la señora Barrales dijo que las candidaturas “saldrán por consenso”. ¿Y qué quiere decir que los candidatos del frente ciudadano saldrán por consenso?

La respuesta es elemental: que PAN y PRD hoy son todo aquello que cuestionaron del PRI, partidos en donde manda el dedo, en donde predomina la antidemocracia y en donde las cúpulas funcionan como mafias criminales, al mejor estilo de Al Capone. ¿Por qué?

Porque el PAN de Ricardo Anaya y el PRD de Alejandra Barrales dejaron atrás las prácticas democráticas que los vieron nacer y que guiaron su camino, hasta terminar en todo aquello que le cuestionaron al PRI.

Ridículamente hoy el PRI es más democrático en la selección de sus candidatos, que PAN, PRD, Morena y el resto de partidos.

Pero el gusto por “el dedo”, por la antidemocracia, el autoritarismo y el engaño no son nuevos en PAN y PRD. Ya el 25 de enero de 2009 —hace casi una década—, aquí advertimos que los azules y amarillos habían desarrollado un peculiar gusto por “el dedo” que por décadas le cuestionaron al PRI.

Y preguntamos en aquella ocasión: “¿Cuántos panistas e izquierdistas de hoy no quieren recordar que antaño cuestionaban con toda su energía de opositores convencidos el dedazo del PRI? ¿Cuántos hoy practican y aceptan sin chistas el dedazo…? Los señores del PAN y del PR hoy no son otra cosas que clones del viejo PRI; idénticos al dedazo que cuestionaron del PRI”.

Regresamos al tema en por lo menos una decena de ocasiones, como el 19 de julio de 2017, cuando dijimos que “si el problema en la democracia mexicana fuera el viejo “dedo” del PRI, entonces un político como Ricardo Anaya no sería hoy dueño absoluto del PAN y propietario —por obra y gracia del “dedo azul”— de la codiciada candidatura presidencial.

“Sin el dedo que copiaron del PRI, no existirían PRD, Morena, Panal, PT, PVEM… En realidad, la proliferación de “el dedo” de origen priista, en todos y cada uno de los partidos mexicanos —y su evolución hacia sofisticadas formas de la antidemocracia mexicana— no solo es la mejor prueba de que vivimos una democracia sin demócratas, sino que no existe cultura democrática.

“¿Por qué el partido más exitoso y de mayor crecimiento es aquel en donde el culto “al dedo” tabasqueño es la más grosera de las prácticas antidemocráticas?”

La pregunta anterior la respondimos aquí apenas el 22 de octubre, cuando señalamos que “en su más reciente consejo nacional, Morena y su dueño decidieron que las candidaturas a puestos de elección popular serán procesadas mediante el democrático, infalible y bendecido procedimiento “del consenso.

“¿Qué es el “consenso” en un partido político como Morena? Nadie lo dice, pero todos en Morena lo saben. El “consenso” es el viejo “dedo” que inventó el PRI a lo largo de su historia para preservar “la dictadura perfecta”.

“Hoy en Morena “el dedo” tiene nombre y apellido. “El dedo” se llama Andrés y se apellida López”.

Lo curioso es que el “consenso” de Morena es el mismo “consenso” al que apeló la señora Alejandra Barrales para seleccionar a los candidatos del frente ciudadano… es el mismo método que rechaza Miguel Mancera.

El frente ciudadano que formaron PAN, PRD y MC, y el “consenso” para la selección a sus candidatos ya pudrieron al frente.

Así o más claro.

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.