• Regístrate
Estás leyendo: ¿Vamos bien?
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 09:47 Hoy

100 palabras

¿Vamos bien?

Raúl Frías Lucio

Publicidad
Publicidad

En 68 días de la 4T son tantas las propuestas, los programas, los anuncios y las ocurrencias, que no hay tiempo de hacer un análisis completo de cada uno de ellos. Todavía ayer no acabamos de analizar la propuesta de la Guardia Nacional enviada al Senado, cuando brincó el tema del penthouse de 11 millones de pesos en Houston de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que alguien en la Función Pública decidió “esconder” de su declaración patrimonial.

Sin duda el gobierno de AMLO es diferente a lo que estábamos acostumbrados, la forma personalísima de gobernar, donde todo gira alrededor del mismo presidente, el culto a la personalidad de AMLO que le rinden muchos de sus simpatizantes, que le celebran cada frase o cada calificativo que pone a quienes no coinciden con él, pero que sigue polarizando y dividiendo al país. Seguro entramos en la llamada prensa fifí, como ha llamado a quienes -según dice- están en contra de él, o también llama conservadores o adversarios a quienes cuestionan su actuar o su decir.

La sobreexposición que tiene el presidente todas las mañanas donde igual “tira” línea a los secretarios de su gabinete, anuncia programas sociales, advierte del combate al huachicol porque ya le “colmaron el plato”, o califica de hipócritas a las empresas calificadoras que advierten riesgos o no ven firmes los proyectos con Pemex, o descalifica o ignora a quienes cuestionan la viabilidad económica de los dos grandes proyectos el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas en Tabasco, solo porque él tiene “otros datos”.

El presidente culpa al neoliberalismo de todos los males de este país, desde la corrupción enquistada en todos los ámbitos sociales y políticos del país, hasta la obesidad y el incremento en los divorcios. Quizás en esto tiene razón.

Inició el combate al huachicol, que nadie cuestionó, pero si la improvisada forma de hacer frente al cierre de ductos que generó enorme desabasto en gran parte del centro y occidente del país, con un alto costo; y que se resolverá de manera improvisada comprando más de 600 auto tanques sin licitación y que van a violar la norma establecida para que circulen en forma segura por las carreteras del país. Se viola la ley y se pasan por alto procedimientos solo porque él “es bueno y honesto”.

Polémico resultó el mensaje de que su gobierno no perseguirá capos del crimen, porque no es su función, cuando el crimen ha provocado miles de muertos en el país, es decir, vamos por una paz narca.

Un día, otro también, anuncia nuevos programas sociales para apoyar a los sectores más vulnerables del país, millones de pesos para ninis a través del programa e Jóvenes Construyendo Futuro, otro Sembrando Vida, apoyos a los adultos mayores a través del programa 68 y más. Ojalá el dinero alcance para todo eso y que las inversiones productivas nacionales y extranjeras, sigan llegando al país.

De verdad ¿“Vamos muy bien”, como dice el presidente?

FB: Raúl Frías Lucio
Tw: @raulfriaslucio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.