• Regístrate
Estás leyendo: "¡Viva Madrid, que es mi pueblo!"
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 12:52 Hoy

Umbral

"¡Viva Madrid, que es mi pueblo!"

Ramón Macías Mora

Publicidad
Publicidad

Así tal cual, como alguna vez lo dijo Neruda “Confieso que he vivido” confieso que me he emocionado al grado de las lágrimas. Sin chabacanería. Me encanta haber recuperado la sensibilidad que en algún lugar de mi ser; estaba oculta.

He asistido al Cineforo de la UdeG, como parte del ciclo incluido en la programación de la Feria Internacional del libro dedicada a Madrid.

De entrada debo decir que ¡Viva Madrid, que es mi pueblo! se restauró en los estudios de la Filmoteca de la UNAM, ya que al parecer el documento original, se extravió durante la guerra civil en España.

La cinta es además de una trama veintesca [valga la expresión] en donde se observa con detalle; la villa del oso y el madroño, un documento histórico bello.

Me ha impresionado la frescura del público asistente, el que me recordó de verdad, con su participación las funciones de antaño, Cinema Paradise y las funciones de pueblo en donde se alentaba a los héroes y se aplaudían sus hazañas.

Una cinta muda, con letreros que explican los diálogos, realizada en blanco y negro, musicalizada extraordinariamente para ésta ocasión por la pianista rumana Deborah Silberer quien fue reconocida por su capacidad de impronta y carácter dado a las escenas, a veces con intención de pasodoble, a veces con intención de Chotis, así durante más de las dos horas.

El argumento no se aparta del esquema del cuento tradicional a lo Vladimir Propp. El héroe, el falso héroe, el villano, en éste caso Eva la mujer fatal, Lolo quien apoya en toda su lucha al joven provinciano que lucha denodadamente para triunfar en la vida, convencido de que no existe otra forma más que siendo torero.

Por supuesto los recursos sensibilizadores, son propios del romanticismo de la época, en donde son piezas fundamentales, la madre, por quien el matador de toros exitoso ya, renuncia a su profesión. La novia abnegada quien perdona loas ofensas de su amado una y otra vez hasta encontrar, después de múltiples vicisitudes, un final que deja a todos contentos.

Es imprescindible destacar el bellísimo quite de “La Mariposa” realizado por Lalanda en una de las escenas iniciales ya que en la actualidad es poco realizado.

La corrida en donde debuta Romero y se convierte en torero, es en el pueblo de Chinchón que nos muestra una España volcada a sus tradiciones y fiestas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.