• Regístrate
Estás leyendo: Madrid En el día de San Isidro
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 02:27 Hoy

Umbral

Madrid En el día de San Isidro

Ramón Macías Mora

Publicidad
Publicidad

Nuevamente recorrí las calles de Madrid

con el ánimo encendido y una espuerta a cuestas.

Volví a vivir con intensidad, la intensidad de las tardes de mayo.

Madrid es capote de paseo.

Es terno de luces bordado con plazoletas y ríos de gente.

Es plaza de Las Ventas, San Isidro en fiesta.

Es tarde de toros, de juerga y de siesta.

Madrid es lujo de España,

Embriaguez de meninas y Niño de Vallecas

Carteles postineros anunciando la corrida.

Madrid es cante y es Chotis.

Es baile y es color.

Es manjar de pato a la naranja y vino blanco.

Es atardecer en primavera y pasodoble que resuena.

Madrid es calle de Atocha y Plaza de España, Paseo de la Castellana

Es milagrería de mujeres que andan con desenfado.

Madrid es obelisco peninsular a donde viene a morir el toro bravo.

Madrid es lingote de oro bordado.

Paso obligado de quijotes toreadores, burladores de muerte y soñadores de vida.

Machado te ha cantado, al igual que Lara y León Felipe.

Madrid es ocasión.

Es corazón en un puño.

Nuevamente recorrí Madrid con el ánimo encendido.

Nuevamente caminé viviendo con intensidad, la primavera calurosa y el atardecer ocioso.

Nuevamente Madrid, la del barrio del retiro, la de la calle de Atocha que

inevitablemente te arrastra hasta la Plaza Mayor desde El Lavapies.

Trajiné por el Paseo del Prado hasta encontrar la Gran Vía y ahí parar.

Me dirigí a Alcalá, casi al bajar el sol y degusté el mejor de los manjares,

contemplando el ir y venir de los transeúntes, sentado al aire libre, ante la mirada de los curiosos que no cesan su paso vespertino.

Madrid es capote de paseo, es terno de luces, es bordado preciosista,

Imágenes, plazas e iglesias.

De susurro taurino a las cinco de la tarde.

Madrid es trago de vino, dorado espejo, puerta grande, alamar, fiesta, Plaza de Las Ventas, san Isidro de fiesta.

Cartel postinero en las calles anunciando la corrida.

Toros que mueren, hombres que viven,

gente que clama, mujeres que ríen, fatalidad que se asoma cada día vestida de gloria.

Eso es Madrid, queso manchego y vino riojano, tabaco habanero y copla andaluza.

Fiesta sin fin, cielo carmesí, madroño floreciente.

Sol resplandeciente, majestad iridiscente, evocación anodina, exaltación vespertina, cánticos y versos.

Plazas, plazas por todas partes.

Toros, toros todas las tardes.

En Madrid el 9 de junio de 2003

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.