• Regístrate
Estás leyendo: Perra
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 06:05 Hoy

Prácticas Indecibles

Perra

Rafael Pérez Gay

Publicidad
Publicidad

Voy a contar esta breve historia a todo vapor. Moska, una perra pastora belga de Malinas, de las grandes y de las buenas, entró a una habitación a husmear. Yo lo había dicho: esta perra roba cosas de bolsas, rincones, sillones, si fuera un humano la llevaría a una terapia. ¿Y usted por qué mete el hocico y se roba cosas? No sé, me mueve algo más poderoso que mi carácter, vigilante y fiel, bravo y leal a un tiempo. Quizás mis perros padres me quisieron poco y mal.

En la habitación de la que hablo, Moska husmeó aquí y allá, buscó como sabueso. Encontró una pequeña bolsa negra y con habilidad de pastora belga, de ésas que en los aeropuertos buscan y encuentran drogas, la despanzurró. Moska ya había robado antes: unas salchichas cuando le di la espalda, una carne, el día que me distraje. No voy a hablar mal de Moska en la plaza pública, Moska es vigilante y protectora, obstinada, alerta, activa. Es una güera bronceada, con máscara negra, aleonada, sí, carbonada también.

La Moska mordió la bolsa negra y comió una parte del contenido. A ella le gusta mucho el rollo de papel de baño; si puede, lo muerde y deja unos pedazos imposibles. La bolsa contenía mariguana. La Moska está muy rara, dijo su cuidador, que la pasea a diario un par de horas. La Moska debe salir tres veces en una jornada para disminuir su fuerza. La noté inestable, dijo el cuidador.

Guardé silencio, pero yo fui el único que vio en la alfombra los restos de la hierba. Dios me favorezca, pensé, cuando vi a la Moska pachequísima, tirada, con la mirada perdida, a ratos despierta, a ratos dormida. Pensé como mi padre: esto es la hecatombe. Pobre Moska.

Deduje con claridad meridiana: si el perro es el mejor amigo del hombre, y el hombre se mete mariguana de modo muy serio y lo soporta, su mejor amigo también debería soportar “una pálida”. Siempre y cuando no empiece a decirme que ella es Baudelaire y que las arañas, todo irá bien. Le traje pollo desmenuzado, su locura, para el “monchi”, no quiso; le puse agua, tampoco. La Moska está en observación, ya les contaré. Sé lo que piensan. No, yo no consumo mariguana. Me pone como a la Moska, hasta la madre, pero sin madre.

rafael.perezgay@milenio.com

Twitter: @RPerezGay

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.