• Regístrate
Estás leyendo: Notas sobre federalismo cultural
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 10:43 Hoy

Hormigas

Notas sobre federalismo cultural

Porfirio Hernández

Publicidad
Publicidad

El federalismo de México exige relaciones de paridad entre las entidades de la República hacia el poder central y suprime las relaciones de subordinación, al tiempo que salvaguarda las peculiaridades propias de las autonomías, aglutinadas voluntariamente en torno de la entidad superior llamada nación o país nacional, dado que está regido bajo un principio que a mí me parece sustancial: la competencia normativa, que consiste en "acotar un ámbito material y encomendar su regulación a un determinado tipo de norma, de manera que los demás tipos de norma no pueden, en principio, incidir sobre dicha materia", como lo define Luis María Díez Picazo.

Este principio puede aplicarse a la política cultural, como atemperante del centralismo propiciado desde el sistema jurídico y político nacional, que ha impedido la distribución equitativa de las decisiones en materia de política cultural.

Sobre ese simple y llano principio, que en la realidad actual aún no se instrumenta en virtud de que las instancias colegiadas existentes no garantizan la participación orgánica e integral de los órdenes de gobierno en la planeación, diseño, instrumentación y evaluación de la política pública del desarrollo cultural de la Nación, se hace necesario proponer, mediante una nueva legislación, instrumentos de participación federalista que incidan en las decisiones estructurales de la política cultural, en todos los ámbitos y en todos los aspectos, sin menoscabo de la soberanía de las entidades federativas, las autonomías municipales y el poder central de la Federación, con pleno respeto a las características de territorios, composición social y expresiones culturales, a fin de garantizar el derecho a la cultura de la población mexicana.

Puede llegar a la articulación de un verdadero federalismo mexicano en política cultural, con dos acciones precisas:

1. Impulsar una legislación secundaria que garantice la participación paritaria de entidades federativas y municipios en instancias nacionales de decisión acerca de la política pública en materia de desarrollo cultural. Se trata de lograr que el Estado deje de ser promotor de la cultura para ser rector con la participación y el apoyo de todos los sectores de la sociedad, a través de una revisión de sus obligaciones indeclinables en la materia, de las áreas donde no debe intervenir y de aquellas donde puede y debe participar la sociedad.

2. Lograr que el presupuesto de egresos anual de la Federación mexicana, así como los acuerdos de coordinación entre órdenes de gobierno hagan explícitos los criterios de asignación de recursos, a fin de perfeccionar el esquema de fondos mixtos y fondos regionales con que operan las entidades, los municipios y la federación.

La pluralidad de los gobiernos actuales, la alta competitividad electoral y la multiplicidad de expresiones sociales en las demarcaciones municipales y estatales hace necesario refrendar el federalismo como un mecanismo que salvaguarda la convivencia social y las libertades públicas, en concordancia con el reconocimiento a los derechos culturales de los mexicanos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.