• Regístrate
Estás leyendo: Polivalencia, empresa y Estado
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 21:55 Hoy

Visión Social

Polivalencia, empresa y Estado

Pedro Miguel Funes Díaz

Publicidad
Publicidad

Es común y nos suele resultar muy normal oponer los términos "público" y "privado", correspondiente al binomio "Estado-mercado" que, como en la "Caritas in veritate" lo hacía notar el Papa Benedicto XVI, nos ha acostumbrado a pensar exclusivamente en el empresario privado de tipo capitalista por un lado y en el directivo estatal por otro". Sin embargo, él veía la necesidad de enfocar el tema de otra forma y, tanto en el caso del Estado como en el del mercado, decía que debían asumir un significado polivalente.

Esta polivalencia indica para la empresa que son, o deben ser, muy importantes también las motivaciones "metaeconómicas, es decir, las motivaciones que van más allá del incremento del capital. Para el Estado la "polivalencia" indica que ha de promoverse una autoridad política repartida en varios niveles.

Escribía Benedicto XVI: "El ser empresario, antes de tener un significado profesional, tiene un significado humano. Es propio de todo trabajo visto como 'actus personae' y por eso es bueno que todo trabajador tenga la posibilidad de dar la propia aportación a su labor, de modo que él mismo sea consciente de que está trabajando en algo propio... para responder a las exigencias y a la dignidad de quien trabaja, y a las necesidades de la sociedad, existen varios tipos de empresas, más allá de la pura distinción entre privado y público."

Pero escribía también: "El mercado único de nuestros días no elimina el papel de los estados, más bien obliga a los gobiernos a una colaboración recíproca más estrecha... Con relación a la solución de la crisis actual, su papel parece destinado a crecer, recuperando muchas competencias. Hay naciones donde la construcción o reconstrucción del Estado sigue siendo un elemento clave para su desarrollo".

Esto nos puede abrir una perspectiva para nuestra propia realidad mexicana y mexiquense, porque nos muestra que hace falta tanto que en el ámbito de la economía y del mercado se asuman criterios éticos que le den la relevancia debida a la persona humana, como también de que en el terreno político se desarrolle un sistema participativo apoyado en una conciencia igualmente arraigada en una ética social en la que se dé la primacía al bien común.

El reto es para todos, para los trabajadores cuya labor es siempre un acto de la persona, para los emprendedores, que tienen que fortalecer la economía para bien de todos y para los políticos que han de guiarse por el derecho y la justicia al servicio de la comunidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.