• Regístrate
Estás leyendo: Otro accidente y una lección por aprender
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 23:53 Hoy

Tribuna

Otro accidente y una lección por aprender

Pedro Elizalde

Publicidad
Publicidad

A reserva de esperar las conclusiones de la autoridad encargada sobre las causas que originaron la explosión a partir de gas LP e incendio de casas y autos en la colonia Lomas de Rosales, lo más importe es la ausencia de pérdidas de vidas, y el deseo de que los lesionados se restablezcan lo más pronto posible. El saldo es de tres personas lesionadas; dos mujeres que estaban dentro de la casa donde empezó el siniestro, según los primeros reportes, y la otra, el empleado de la gasera que abastecía un depósito doméstico estacionario. A causa del siniestro tres casas resultaron dañadas, además de mobiliario y automóviles que estaban estacionados en la cochera.
La dimensión del incidente ocurrido la tarde del lunes hizo que vecinos dejaran su propiedad, otros más fueron desalojados por los equipos de auxilio y rescate que arribaron a la calle Loma Plata para delimitar un perímetro de seguridad, contener y acabar con el incendio. Informes preliminares adelantan que un tanque estacionario que era llenado de gas LP por una unidad móvil del citado combustible originó una primera explosión, presuntamente por una fuga, para luego generar un segundo estallido en la pipa de 8 mil litros estacionada sobre la calle frente al domicilio. Lo que siguió pudo conocerse casi al momento a través de videos y fotos en redes sociales; hoy medios tradicionales ofrecen la narrativa con su particular enfoque, así como historias paralelas como la de unos albañiles que entraron al rescate de habitantes de una las casas que se incendiaron. Un vez superado el sobresalto, y deseando que los lesionados pasen el momento difícil en que se encuentran muy rápido, se está a la espera de los resultados de la investigación oficial, los motivos; pero ante todo, lo que no se puede volver a hacer y permitir en el manejo de inflamables en la vía pública. Sobre todo porque es común ver esas pipas móviles llenado tanque de gas de todo tipo y por todos lados; como también es común advertir al transporte público cargando combustible con pasaje, y a la fecha no sabe de sanciones al respecto. En conclusión, hacer valer la prevención, con verdaderas revisiones de protocolos que aplican los prestadores de servicio de combustible; capacitaciones no superficiales, y advertencias que hoy son llamadas a misa. De por medio hay vidas, por si no se han dado cuenta. _

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.