• Regístrate
Estás leyendo: Austeridad y adversidad deparan al PRI
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 09:16 Hoy

Tribuna

Austeridad y adversidad deparan al PRI

Pedro Elizalde

Publicidad
Publicidad

Sobre el futuro inmediato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Tamaulipas, que a partir del mes de octubre será oposición, existen solo hipótesis, lo único cierto es que estará ante un escenario sin precedente.

Los resultados de la jornada electoral del primer domingo del presente mes sentencian que no será gobierno estatal, tampoco mayoría absoluta ni simple en el Congreso local, y su cuota de presidentes de municipales se redujo a poco menos del 50% del total de 43 que estuvieron en disputa.

Algunos analistas ven lo anterior como uno de los retos importantes que tendrá el que será partido oficial hasta el 30 de septiembre.

El ingreso para su financiamiento será a todas luces menor. Sin un gobernador y secretarios a quienes pasarles charola, así como menos diputados locales y alcaldes, el nuevo entorno obliga a hacer mucho pero con menos, algo así como la gente común, a la que deberán de reencontrar para al menos aprenderle como es vivir en la austeridad.

Otro asunto tiene que ver con quién será el encargado de liderar las huestes tricolores en ese nuevo escenario económico, pero también el político, que no será menos complicado que el primero.

A la fecha, nombres van y vienen para hacerse responsables del próximo PRI oposición, pero de todos los mencionados la lista se reduce a dos opciones, Edgar Melhem Salinas y Alejandro Guevara Cobos, ambos diputados federales con argumentos que no es otra cosa que respaldo ciudadano en las urnas.

Un tercero salta a la escena, es Enrique Cárdenas del Avellano, quien si de mérito se trata también puede presumir que está calado en cuanto a votos se refiere, en el 2012 fue uno de los priistas que sacó la cara por el partido en aquel 6-2 que le propinó el PAN en la elección federal de entonces.

El relevo en la dirigencia estatal del PRI tendrá que acelerarse. Apenas dos semanas después de confirmarse el tropiezo priista en las urnas a nivel nacional, el peor de su historia después de la elección del año 2000, emerge un primer responsable de la debacle y como tal se presentó ante la opinión pública, aunque vía redes sociales, al anunciar su renuncia a la dirigencia del partido.

Manlio Fabio Beltrones Rivera dijo que deja ser presidente nacional del PRI, “para permitir que una nueva dirección encabece las transformaciones que nuestro partido requiere y le urgen”.

En esta esquina del país la situación no es distinta. El recambio es necesario como urgente, y a nivel nacional ya se marcó la pauta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.