• Regístrate
Estás leyendo: Un gobierno de los ciudadanos
Comparte esta noticia

Nada personal

Un gobierno de los ciudadanos

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

Luis Banck Serrato, entonces estudiante de posgrado en una universidad extranjera, se preparó para sustentar uno de sus exámenes, pero su mentor le otorgó una nota muy baja.

Banck, el economista, reaccionó para defender su tema porque no estaba acostumbrado a las bajas notas, y el docente le reprendió: sustentas bien lo que ya sé, pero me interesa conocer lo que falta por hacer y cómo hacerlo".

Algo así ocurre con Luis Banck presidente municipal de la ciudad capital al hacer un repaso del estado que guarda la capital del estado y las necesidades urgentes de "afuera hacia adentro" para atender las expresiones del rezago social, la inseguridad pública y eficiencia de servicios públicos.

La de ayer es una ciudad ideal proyectada por el munícipe, montada en los avances en infraestructura vial, de comunicaciones, medios de transporte y movilidad urbana como las ciclovías, pero es la periferia con sus 17 juntas auxiliares el principal reto.

Banck Serrato, y los otros niveles de los gobiernos, tienen que hacer frente a inercias culturales en una ciudad donde solo los núcleos gobernantes y sectores sociales lo empiezan a entender: la movilidad urbana, el cuidado del medio ambiente, cultura vial y urbanidad.

Cómo entender una ciudad con movilidad urbana al estilo parisino o barcelonés si los asistentes al informe en Bosques de San Sebastián arribaron en camionetas de más de un millón de pesos y con un solo pasajero.

Fue buena la decisión de realizar un informe de labores en una colonia de nivel socioeconómico bajo al nororiente del estado, pero al lugar solo se trasladaron los que viven o trabajan en las zonas más exclusivas de Puebla capital.

Más aún, salvo los presidentes de las 17 juntas auxiliares, representantes de las miles de asociaciones de colonos, barrios y fraccionamientos fueron los ausentes en el evento oficial, ante la indiferencia de cientos de habitantes de la zona metidos en sus actividades cotidianas.

Sí se notó la presencia de un gobernante interesado en aplicar políticas públicas para reducir la brecha de la desigualdad social y generar más oportunidades.

Banck es un economista brillante y un servidor público eficiente; como en las aulas, tiene el reto ahora de demostrar cómo hacer de Puebla una ciudad con mejor calidad de vida.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.