• Regístrate
Estás leyendo: Corrupción, enfermedad en el IMSS
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 22:28 Hoy

Nada personal

Corrupción, enfermedad en el IMSS

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

En la delegación del IMSS en Puebla están de plácemes porque finalmente, después de muchos sexenios, por fin se deshicieron de los políticos que han fungido como delegados, solo como una posición política, y ahora tienen a un médico formado en el Seguro Social.

Un grupo de trabajadores del IMSS, principalmente médicos, le hicieron llegar al Director General German Martínez Cáceres, y al recién designado delegado, José de Jesús González Izquierdo, un “diagnóstico” del IMSS Puebla, que no tiene desperdicio.

Señor Delegado, somos un número importante de trabajadores de esta noble Institución que le felicitamos por tenerle de regreso a nuestra delegación, distinguido por su honestidad y estricto apego a la normatividad y el marco legal.

Desde la llegada del panista Francisco Fraile García, de los priistas Rodolfo Reyes Coria, Enrique Doger Guerrero y del panista Yamil Melgar Bravo, todos se han caracterizado por un estigma de “corrupción”.

La “corrupción” sentó sus reales en el Seguro Social y se ha constituido como una forma de operar cotidianamente en beneficio de beneficios e intereses personales, con el enriquecimiento en detrimento del servicio a derechohabientes y en perjuicio patrimonial del Instituto.

Dicho por los médicos, la “corrupción” en el IMSS es una enfermedad endémica en todas las áreas administrativas, y el reto de la nueva administración del gobierno de la 4T es implementar “cero tolerancia a la corrupción”, así de grave es el diagnóstico médico.

Alertan a los directivos del Seguro Social la existencia de trabajadores “mañosamente movidos y ubicados con la finalidad de tener beneficios personales, contraviniendo las normas”.

El Jefe de Supervisión de Cobranza, Rafael Castillo, promotor de juicios laborales, está asociado con los abogados de la jefatura de jurídicos hacen las “vaquitas”, además que llevan juicios fiscales. Ellos tiene demandado al IMSS por la plaza de jefe de departamento, de tal forma que prepara su jubilación con un sueldo jugoso, y le piden al Director y Delegado, revisar el expediente.

Exponen también, en lo administrativo, la conducta irregular de Lilia de Jesús Cervantes Hernández, cuando se desempeñó como Jefa de Desarrollo de Personal, donde imperó el nepotismo y “aviadores”, en perjuicio del Instituto. Otros casos los comentaré en esta columna.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.