• Regístrate
Estás leyendo: Blanca, otra vez en 2018: Mitofsky
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 09:00 Hoy

Nada personal

Blanca, otra vez en 2018: Mitofsky

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

El presidente de la empresa Consulta Mitofsky, Roy Campos, ya tiene candidata a la gubernatura para el 2018: la señora de la casas, Blanca Alcalá Ruiz.

También repetiría como candidato en Veracruz el priista Héctor Yunes, un pronóstico aventurado que formuló en la mesa política radiofónica de los miércoles con el periodista Joaquín López Dóriga.

Ignoró qué decidirían los veracruzanos con un eventual intento de Yunes el "bueno", parece ser un hombre honesto.

Pero qué pensarían los poblanos –incluidos los priistas- con un nuevo intento de la senadora priista y ex alcaldesa poblana, posterior a la derrota del pasado 5 de junio.

Hasta donde entiendo no existiría un impedimento legal o constitucional que obstaculice una segunda postulación de la priista al cargo; el problema de Alcalá sería de ética política y moral.

La señora de las casas blancas no debería apostarle a la corta memoria de los votantes que todo olvidan, en prevención a ello, porque a su mentor político Mario Marín Torres le consta qué tan difícil es estar perseguido por el pasado, debería dejar de ocultarle su vida a los poblanos.

Para acariciar la remota posibilidad de volver a postularse, la señora deberá iniciar por transparentar a las buenas conciencias poblanas su situación matrimonial y familiar.

Además, asumirse como lo que es, una prominente empresaria gasolinera y de la industria de la construcción, como ha quedado demostrado.

Pero para tener la confianza del electorado deberán transparentar sus declaraciones fiscales al Sistema de Administración Tributaria, como lo hace el resto de los contribuyentes.

Una empresaria honesta y política con aspiraciones de gobernar un estado debería empezar por aclararle a Hacienda cómo obtiene más ingresos con menos ventas de combustibles en sus gasolineras.

Para convencer a los priistas y a los poblanos de que puede aspirar a una nueva postulación, tendría que transparentar diversos instrumentos de inversión que trianguló utilizando a un familiar directo en línea de ascendencia.

Un político honesto que aspira a gobernar deberá empezar por transparentar su vida pública y privada, no tan íntima claro, pero sí aquella que acredite la elemental decencia y honorabilidad.

Si son 200 millones de pesos en bienes y activos, más o menos, no importa, porque para eso "trabaja" como "política" y "empresaria de la construcción", pero lo importante es no mentir para ocultar.

Si la senadora con licencia aclara su pasado y su presente, posiblemente en el 2018 podría aspirar a ser nuevamente postulada, si la dejan sus correligionarios del PRI.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.