• Regístrate
Estás leyendo: Estamos atrapados, entre la violencia de Jalisco y Michoacán, como un desgraciado sándwich
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 22:01 Hoy

Reporte de inteligencia

Estamos atrapados, entre la violencia de Jalisco y Michoacán, como un desgraciado sándwich

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

La calle Pradera fue tomada por los curiosos y mirones. Había muchas señoras, empleados y niños, todos espantados, mirando la escena del crimen en Parque Manzanares: Un hombre estaba tendido en el suelo, boca arriba, en medio de un charco de sangre. Otro hombre estaba a su lado, con dos balazos en el cuerpo, junto a la caseta del cerrajero. Una silla blanca de plástico quedó por ahí volteada, como si hubiera sido arrastrada por algo más poderoso que el viento.

Una doble ejecución a plena luz del día.

Los mirones no lo pueden creer. La violencia del narco está aquí en nuestra ciudad, muy cerca de donde compramos la birria los domingos, ahí, a un lado de las gorditas de chicharrón. En pleno Parque Manzanares. A unas cuadras del jardín y del templo.

León está en medio de una guerra de capos.

Los jefes de la mafia están matando a los adversarios a todas horas, y en todos los rumbos. Hay una ofensiva clara hacia los rivales. Hoy matan a un hombre en un hotel. Mañana acribillan a otro en Carnitas Poncho.

La muerte ronda la ciudad. Usa pistola. A veces viaja en motocicleta y a veces en auto fantasma. Ataca y desaparece. No deja huellas. Está desatada. En 8 días, ya son 17 ejecuciones violentas en las calles de León, lo que la convierte en la peor semana de la historia.

Los muertos son, primordialmente, narcomenudistas. La guerra es entre ellos, según se aprecia. No atacan a los policías, ni los desafían. Tampoco matan a los ciudadanos. Es una pelea entre vendedores y traficantes. Los de Jalisco contra los de Michoacán. Nuestros vecinos del norte, contra nuestros vecinos del sur. Los de allá, contra los de acá. León está entre dos fuegos. En medio. Atrapado entre Jalisco y Michoacán, como un desgraciado sándwich. Es un ring de lucha. Un campo de batalla. La zona de guerra. En cualquier momento, truena la pistola y brinca la sangre, como ayer en Manzanares, ante la mirada atónita de los curiosos y chismosos que no pueden creer tanta maldad y violencia.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.