• Regístrate
Estás leyendo: De su Historia
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 11:03 Hoy

De café

De su Historia

Oscar Riveroll

Publicidad
Publicidad

Aristógenes de Tarento colérico despotricaba contra Aristóteles, su maestro había escogido como su sucesor a Teofrastus de Ereso, la Academia de Atenas caería en manos de un recolector de plantas y bichos, y no de un sensible artista como él.

La verdad es que a Teofrasto se le reconoce de oriente a occidente por la primera contribución científica a las Ciencias Naturales del mundo, con su De Historia et causis plantarum escrita cerca de 300 años A.C., donde hace una extraordinaria relación y sistematización de las plantas y sus causas, y aquí es donde muy probablemente se encuentre la primera descripción botánica del café: Detalla un árbol cuyo fruto son pequeñas bayas rojas que comían los rebaños de cabras en unas remotas montañas de Abisinia, y además los pastores hervían sus hojas haciendo una infusión que les otorgaba fuerza.

Un par de siglos después otro Erudito y quien fuera consejero del Gran Julio César en Roma, el Eques Gaius Plinius Secundus, mejor conocido como Plinio el Viejo, quien también en la fabulosa obra Naturalis Historiae, relaciona el aromático con más detalle y acentúa de como los pastores y guerreros de las tribus Afar y el pueblo Oromo, "de la tierra de las caras quemadas" (Abisinia y Eritrea, hoy Etiopia) preparaban para sus travesías en las áridas llanuras del norte de África y las costas del Mar Rojo, las semillas de una baya roja, que cortaban en arbustos de las montañas de Harenna, estas semillas eran envueltas en tiras de grasa animal, muy semejante a una tocineta y arrojadas al fuego, una vez cocinadas, podían durar muchos días antes de consumirse, a este alimento se le llamó Bunn o Bunncha.

Existen también otros relatos que nos hacen evocación del café, por ejemplo el explorador italiano Pietro Della Valle, asevera que Homero al mencionar el Nepente (bebida que cura el dolor y da olvido) en La Odisea, se refiere al café, aunque esa confirmación la intenta refutar el lingüista Julius Pokorny quien afirma que la traducción de la palabra está mal empleada desde una raíz indoeuropea y enfatiza que el "Nepenthes" más bien se trata de una planta originaria de Chipre. También el libro sagrado del Corán habla de la aparición del Arcángel Jibril (Gabriel) al Profeta, cuando este se encontraba cansado de predicar y le ofreció una bebida negra como la piedra del Kaaba, y amarga, esta bebida le otorgó la energía suficiente a Mahoma para seguir su tarea.

Estas referencias echan abajo las historias sobre el descubrimiento del café, como aquella leyenda romántica del pastor Kaldi, que observó a sus cabras enloquecer después de comer las bayas rojas de un arbusto y al arrojarlas al fuego se dio cuenta del rico aroma que despedían, así que llevó más de esas semillas a unos monjes sufíes que habitan la región y estos descubrieron el elixir. Lo cierto es que como todas las leyendas, algunos datos se salpican de ciertas verdades y muchos mitos.

oriveroll@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.