• Regístrate
Estás leyendo: Facturas políticas
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 06:32 Hoy

Comunicación en línea

Facturas políticas

Omar Cervantes

Publicidad
Publicidad

A una semana del registro oficial de candidatos en Puebla y después de haber corrido la encuesta a través de la cual Morena elegirá al suyo, ha trascendido que hoy se estarían dando a conocer los resultados del proceso de selección interna, que para muchos sólo es la oficialización de la candidatura de nueva cuenta de Miguel Ángel Barbosa Huerta, quien desde hace días aparentemente ha comenzado la operación cicatriz para tratar de calmar las agitadas aguas que trajeron incluso fracturas políticas al interior del partido marrón, dado el activismo considerado para algunos beligerante, de parte de su principal opositor, Alejandro Armenta Mier.

Si bien el domingo pasado la presencia en Puebla del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, podría haber enviado un mensaje demócrata tanto para el proceso de selección de su partido, como para la elección constitucional extraordinaria de junio, en la que dijo que no debería haber fraude electoral, quienes conocen las entrañas del partido del gobierno federal afirman que además de legitimar la virtual candidatura de Barbosa, el reto es evitar una ruptura mayor ante la presumible inconformidad que los resultados puedan traer para Armenta, máxime cuando en la semana la dirigente nacional de ese instituto político en presumible alusión comentó que quien no esté de acuerdo puede renunciar a las filas marrones. De confirmarse lo que muchos dan por hecho en la elección de Barbosa como candidato, la postura de Armenta, además de su permanencia en el partido que lo hizo senador, puede repercutirle de diversas formas, comenzando por el regreso a su escaño, así como de su futuro político inmediato que además dejaría al descubierto el interescuadras que está detrás, entre el líder del senado Ricardo Monreal y la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky.

Más que ganar la elección constitucional de junio que parece no preocuparle a Morena dadas las tendencias en la preferencia del voto que hoy lo colocan dos a uno sobre PAN y PRI, amén de la inverosímil popularidad de López Obrador, el reto del candidato morenista en Puebla será de reconciliar las fuerzas al interior del partido, legitimar su proceso de selección interna, conectar con la ciudadanía poblana como la mejor opción y, tejer fino con todas las fuerzas políticas del estado, adentro y afuera del instituto político, para poder establecer las bases de gobernabilidad y desarrollo para el estado, uno de los que más votos aportaría en las elecciones intermedias del 2021, considerado desde ya por muchos como el primer referéndum al lopezobradorismo.

Serán entonces meses de reconstrucción, de reencuentro y unificación para la sociedad poblana, mientras que los partidos realizan la operación cicatriz, Morena aparentemente con todo el poder para ganar la elección, mientras el PAN y el PRI tendrán que sanar sus heridas que hoy los tienen en la debacle tras los hechos sucedidos de diciembre a la fecha: la tragedia en la que perdieron la vida el matrimonio Moreno Valle Alonso, la muerte política del morenovallismo, el éxodo de priístas y la imposición de sus candidatos, Enrique Cárdenas Sánchez y Alberto Jiménez Merino, respectivamente, lo cual ha traído encono, división y deserción de albiazules y tricolores que hoy buscan apoyar al partido de la cuarta transformación. Estaremos pendientes y veremos si no hay sorpresas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.