• Regístrate
Estás leyendo: Solos, perdidos, abandonados
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 21:45 Hoy

Fuera de Registro

Solos, perdidos, abandonados

Nicolás Alvarado

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Este sábado, en una proyección vía satélite, pude ver al tenor mexicano Javier Camarena triunfar en el Metropolitan Opera House neoyorquino, ante el paroxismo de propios y extraños: es decir de los 3 mil 800 afortunados que lo vitoreaban en Lincoln Center y de los millones que, en 70 países, lo aclamábamos en más de 2 mil auditorios que forman parte del Met Opera Live in HD, impresionante programa que, gracias al apoyo de empresas como Rolex y Bloomberg, permite la difusión internacional de la temporada anual del Met: 26 títulos —4 nuevas producciones, un estreno mundial— de los que ofrece un promedio de 24 funciones al mes para redundar en casi 300 funciones al año.

Compárense las cifras de la más reciente temporada de la Compañía Nacional de Ópera mexicana: 7 títulos —también 4 nuevas producciones y un estreno mundial— con un total de 26 funciones. No más. Un problema no de talento —como lo acreditan los triunfos internacionales de Camarena y tantos otros creativos mexicanos en esa esfera, y en otras— sino de presupuesto, que en el último reporte publicado por el Met fue de 301 millones de dólares frente a los poco menos de 2.5 millones (48 millones de pesos) que tuvo la Compañía en su más reciente ejercicio.

El trabajo de la Compañía Nacional de Ópera es, pues, heroico pero insuficiente para garantizar trabajo y reconocimiento a los tantos Camarenas que, en el mejor de los casos, encuentran en el extranjero las oportunidades que no les brinda su país. Algo contribuye a paliar esto ese Efiartes que, en 2018, aportó casi 5.5 millones de pesos adicionales para la producción de tres títulos operísticos, gracias a la posibilidad que ofrece a empresas privadas de destinar hasta 10 por ciento de su ISR a las artes. Es ése el programa —con beneficios también para el resto de las artes— a través del cual el Presidente mexicano acusara la semana pasada a las empresas de “saludar con sombrero ajeno” y que amenazara con desaparecer.

El gobierno no quiere una sociedad civil que produzca ópera. Ni que administre estancias infantiles. Ni que realice investigación sobre el sida.

A cantar “Nessun dorma”, pues.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.