• Regístrate
Estás leyendo: Bonita película
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 13:28 Hoy

Fuera de Registro

Bonita película

Nicolás Alvarado

Publicidad
Publicidad

La Roma del Alfonso Cuarón ha ganado, entre otros premios, 17 a la mejor película (incluido el León de Oro en Venecia), 22 al mejor director y 21 a la mejor cinta extranjera, a los que todavía puede sumar —cereza en el pastel— 10 Oscar que representarían reconocimientos para ocho creativos mexicanos. Me da gusto. Y más gusto me da verlos sumados a los cuatro Oscar para dirección que se han llevado compatriotas en los últimos 5 años, periodo en que mexicanos han obtenido galardones en otras ocho categorías de ese premio y ganado dos en el Festival de Cannes, dos en Berlín, dos en Sundance y siete en Venecia.

El orgullo patrio no me basta, sin embargo, para considerar Roma gran película. Su factura me parece no solo impecable sino poética y evocadora, pero eso me basta apenas para catalogarla como —dirían las abuelas— una “bonita película” que apela a la autoindulgente superioridad moral de su público para facilitar el acallamiento de las culpas de clase, dispensar un halo de conciencia progresista y reproducir ad infinitum las estructuras sociales que pretende criticar.

Cierto: en el personaje de Cleo, Roma visibiliza las tribulaciones de las trabajadoras domésticas, y en la relación de ésta con su patrona hay afecto. Igualmente cierto será que trata a Cleo no como personaje sino como estereotipo —“ángel mudo cuya incapacidad o negativa a expresarse es enarbolada como signo de virtud estoica… en un círculo demagógico de transferencia de virtud”: así lo pondría Richard Brody en su brillante disección de Roma en The New Yorker— y que ese afecto que le profesa su empleadora no basta para derribar las barreras de clase: mucho abrazo, mucho llanto compartido, pero Cleo habrá de regresar a su cuarto de servicio, condenada por su origen a ser siempre “como de la familia” en un traspatio tan metafórico como literal.

Roma lucra con una justicia que no procura y la vende como aparejo de bondad, listo para ser lucido en la alfombra roja, multiplicar los likes y ser trending topic por unos días hasta desaparecer después, arrastrada por las aguas jabonosas con que ponemos a las Cleos de este mundo a lavar el patio de casa, que es particular.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.