• Regístrate
Estás leyendo: Qué has hecho, Gobernador
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 03:36 Hoy

Columna de Miguel Zárate Hernández

Qué has hecho, Gobernador

Miguel Zárate Hernández

Publicidad
Publicidad

De todos los ejercicios y glosas posteriores al quinto informe del gobernador Aristóteles Sandoval, después del novedoso formato en la glosa ciudadana de Carolina Toro, sin duda el de la organización “Jalisco cómo vamos” resultó el más interesante. Aunque con el frío manejo de cifras comparativas entre lo que se propuso hacer y lo que se hizo, la verdad es que en el fondo hay que advertir que se trata de una evaluación en la que ni todo lo logrado es obra exclusiva del gobierno ni todo lo rezagado es culpa del mismo. En otras palabras, se trata de un espejo de nuestra realidad, aunque, claro, medida en función de los quehaceres de la administración estatal en la que se manifiesta un muy sensible retraso -se dijo ahí- en la consecución de sus propia metas. A nueve meses de concluir el periodo, solamente 31 de un centenar de indicadores ha sido cubierto al cien por ciento. Y se ve difícil que sean cumplidas positivamente las restantes dos terceras partes en lo que queda del sexenio.

Pero no es cosa de sorprender. Ya en junio pasado la misma entidad de investigación y análisis “reprobó” prácticamente a todos los alcaldes de la zona metropolitana en un estudio semejante, aunque, en su momento, los propios munícipes menospreciaron el ejercicio -de hecho, ni asistieron a su lectura- y consideraron que detrás habría un intencionado afán de desacreditar sus funciones. Luego, pareció todo cambiar ya que una siguiente evaluación en octubre dio resultados más alentadores, excepto en percepción de seguridad. Los mismos alcaldes lo aceptaron así, y todos contentos.

En este reciente estudio en lo que toca al gobierno de la entidad, asistió el Ejecutivo jalisciense y hasta respondió públicamente a la evaluación emitida, si bien destacaría más los aspectos favorables y menos explicaría los no tanto. Ahí se ventiló el evidente retraso en programas como el medio ambiente o la educación de calidad. Y es verdad que en cuestión de contaminación las cosas no han mejorado, pero no por cuestión de simple apatía gubernamental sino del tremendo crecimiento del parque vehicular (casi cuatrocientos más todos los días, hasta sumar el triple de apenas hace tres lustros), lo que sí muestra el fracaso en los planes para desestimular el uso del automóvil -que dicho sea de paso también se refleja en un escandaloso número de accidentes viales- y, paralelamente, las deficiencias que parecen insalvables en materia de transporte público.

La consecuencia lógica es una contaminación galopante (sólo 201 días de calidad de aire el año pasado), lo que también debe atribuirse a que muchos programas propuestos han sido desalentados por la propia cúpula gubernamental. Hay que recordar que se han suspendido o cambiado las normas de verificación, como pasó hace un año en razón de dar una “tregua” a los automovilistas ante el alza en las gasolinas. Y no hay que olvidar otros factores como el hecho de que siete de cada diez empresas incumplen las normas ambientales, lo que pone en claro que la responsabilidad ecológica no es bien compartida, socialmente hablando.

Claro que sin duda los aspectos más preocupantes y en la mente ciudadana, tienen que ver con la seguridad pública. Aquí las cifras suelen ser en extremo inquietantes por el alza en la violencia social, el incremento constante en los delitos federales y del fuero común, la sobrepoblación carcelaria en la entidad, los feminicidios y demás problemas que, efectivamente, mantienen a la población casi en vilo y que restan muchas posibilidades de lograr una convivencia basada en la tranquilidad pública. No obstante, hay que reconocer que en otros niveles de gobierno se muestran iguales y en ocasiones hasta peores condiciones en cuanto a la intervención oficial para prevenir, impedir y luego sancionar a los delincuentes.

De acuerdo a dicho estudio denominado “Qué has hecho, Gobernador”, se muestra sin embargo que, si algún aspecto rebasa expectativas en la actual gestión, es alcanzar una economía más próspera. Es quizá éste el renglón donde el estado ha obtenido sus más significativos logros y de hecho en el análisis figura con uno de los más altos niveles de cumplimiento en los objetivos trazados. Hay cifras muy claras al respecto, como las de empleo, inversión, etcétera, aunque, también, no debe olvidarse la importancia que tiene el avance en la generación de producción y riqueza proveniente del ramo agroalimenticio y que no siempre se destaca, con todo y que Jalisco esté ocupando el lugar de privilegio por su contribución al PIB nacional en este primordial aspecto.

Todo esto, por lo demás, se perfila como el signo más positivo de toda la administración a la resta poco tiempo para revertir retrasos. Además, le esperan tiempos complicados políticamente hablando. Las presiones se incrementan a medida que se acerca el fin y hay cuestiones que lo acentúan como las incertidumbres sobre la conclusión de obras en la línea tres del tren y posiblemente muchas cuestiones más. A la evaluación mencionada el propio Gobernador dio crédito a los resultados presentados, si bien, cosa normal, la autocrítica no es cosa fácil para él ni para nadie. Al menos, claro, el diálogo es mejor y parece superada la etapa de no aceptar nada que no sea favorable. El objetivo se cumplió.

miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: MiguelZarate_12

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.