• Regístrate
Estás leyendo: Seis años próximos, ¿cómo?
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 14:10 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Seis años próximos, ¿cómo?

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Según nos acercamos al 1 de julio están quedando claras las posibilidades de quienes pueden resultar electos a los diferentes puestos. Resuelto ese tema, las cuestiones se trasladan al “día después”. ¿Cuál es el futuro de la economía, de las políticas públicas, la organización social y otros campos de la vida pública? El país no nace el 2 de julio. Cambiar los rumbos, costumbres, necesidades y pretensiones de una población mayor a 120 millones de personas, de un gobierno comprometido a continuar la atención de las demandas básicas (seguridad, alimentos, educación, vivienda, energía y salud) y de una estructura social en funcionamiento, no se logra con dichos o acciones surgidas del temperamento de los gobernantes por más valientes, atrevidas o contundentes que sean.

Las realidades cotidianas desafían planes, análisis e ideologías. Los entendidos en la economía, por ejemplo, pronostican: “Todo igual” en el mejor de los casos; hacia abajo, mucho o poco según el triunfador, en el peor. Los estudiosos de la política de salud dicen: Es tal la situación, la demanda social y el costo creciente, que seguirá igual en el mejor de los casos. En educación: Un nuevo “modelo educativo” y todo igual o peor. El petróleo está comprometido o en disminución por lo cual la política energética, aunque cambien leyes y reglas, no podrá renovarse en serio. Y sí, a condición de disminuir la corrupción, la satisfacción de las demandas de vivienda estará al alza.

La política social, clave para el desarrollo nacional, puede sufrir cambios drásticos en el medio plazo, a condición de cambiar la estrategia del subsidio por la de empoderamiento de la población. Posible, no fácil. La seguridad será prioridad para quien resulte electo. Todos esperamos cambios drásticos a corto plazo. La complejidad del cambio no se refleja hoy en los discursos de los candidatos. O no saben o saben demasiado. Lo segundo facilitará el cambio.

El pronóstico no es amable y por esa razón la sociedad está llamada a dar un paso adelante en conjunto. Abandonar para siempre dos “seguridades” populares en el siglo pasado: “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error” y “Ve, a que te mantenga el gobierno”. Hoy la configuración del país exige tomar parte activa, conjunta y decidida en acciones diferentes para modificar las actuales condiciones insoportables. No basta votar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.