• Regístrate
Estás leyendo: Reforma sin forma
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 05:06 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Reforma sin forma

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Educar parece ser un significado polisémico, equívoco y al mismo tiempo, universal pues ninguna persona con uso de razón si le hablan de la educación preguntará, ¿qué es eso? Diferente respuesta será si le dan a leer el texto, de fecha 12 de diciembre 2018, de la “Iniciativa del Ejecutivo federal con proyecto de decreto, por el que se reforman los artículos 3o, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.” Galimatías sería un adjetivo bondadoso.

No se entiende dónde está la carencia, si en la capacitación jurídica, en la literacidad (esa capacidad de leer y escribir bien) o en la argumentación lógica, al menos una lógica, O bien es un déficit en el conocimiento de las condiciones reales del sistema educativo o es fruto de prisas, de la cultura del “ahí se va” o de la seguridad de la aprobación “sin ver” de la actual Cámara de diputados del Congreso de la Unión de cualquier cosa enviada por el Ejecutivo federal. La conclusión de una lectura de esa iniciativa no puede ser otra que lo mejor de la misma es lo que aún permanece del texto vigente del artículo tercero constitucional.

Un ejemplo sencillo y no el más grave. Dice el párrafo cuarto de la propuesta de nueva introducción del artículo tercero: “Los maestros tienen el derecho de acceder a un sistema permanente de actualización y formación continua para cumplir los objetivos y propósitos del sistema educativo nacional, así como a que sea reconocida su contribución a la educación.” ¿Esta materia es de carácter constitucional o es un asunto de la relación contractual maestros – patrones, gobierno incluido? ¿Si tienen el derecho tendrán la obligación? ¿Supervisores y directores tienen ese derecho? Un derecho sin obligación no ayuda.

Es valioso que se establezca el derecho de los maestros a que “sea reconocida su contribución a la educación.” Otro día sabremos de quién será la obligación de hacer ese reconocimiento. Ya entrados en gastos, vale preguntar por qué no se escribe en la iniciativa el derecho de los directores, supervisores y administrativos a ser reconocidos por su desempeño educativo.

Se repite el esquema: Nuevo gobierno, nuevas disposiciones. Para corregir y mejorar lo anterior, se dice. Al menos debiera mostrarse esa mejoría en la redacción de la propuesta, ya no digamos en el contenido, casi todo, réplica de tiempos anteriores.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.