• Regístrate
Estás leyendo: En santa paz... y vale más
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 22:19 Hoy

En pocas palabras…

En santa paz... y vale más

Miguel Ángel Vargas

Publicidad
Publicidad

Esta frase la aprendí de mi amigo José Martín Treviño Sosa, y en estos tiempos tan convulsionados aplica a la perfección. Más aún porque era un experto en materia de seguridad pública, el talón de Aquiles de las autoridades en la actualidad.

Su proyecto de Policía de Proximidad fue implementado en algunos municipios metropolitanos, donde trabajó desde que egresó de la carrera de licenciado en derecho.

Lo conocí hace más de 15 años, y desde entonces a la fecha llegamos a establecer una gran amistad. A sus hijas les deseo pronta resignación, aunque sé que una pérdida tan grande es difícil de asimilar.

A su hermano José Roberto, con quien me une una gran amistad también desde hace años, le mando mi abrazo solidario en estos momentos tan tristes. Igualmente a su madre y a sus hermanos.

En los últimos siete años, Martín luchó incansablemente contra su enfermedad. Por eso viajó hasta Argentina para tomar un tratamiento, donde desafortunadamente falleció en días pasados.

En las redes sociales y en la televisión hubo una gran cantidad de muestras de dolor y solidaridad al conocer la noticia, porque en su amplia trayectoria en la Procuraduría se ganó la amistad de compañeros y miembros de la prensa.

Hasta hace poco fue contralor del municipio de Escobedo, y al parecer la alcaldesa Clara Luz Flores de Guerra está planeando rendirle un merecido homenaje. Sus cenizas llegarán a la ciudad aproximadamente en dos semanas, según me informa su familia.

Hace poco más de un mes hablé con él. Ese día me platicó que estaba en un tratamiento contra el cáncer, y tenía mucha ilusión de superar la enfermedad, porque así era Martín, un luchador incansable.

Con ese recuerdo me quedo. Me consta su profundo amor por sus hijas y la entrega a su profesión, la cual lo hizo merecedor del respeto y cariño de propios y extraños.

No era moneda de oro y seguramente tenía algunos malquerientes, pero somos más los que te queríamos por tu don de gente. Hasta pronto, mi querido Martín, y como tu decías: mientras Dios lo permita aquí seguiremos “en santa paz... y vale más”.

miguelangel.vargas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.