• Regístrate
Estás leyendo: Soluciones mágicas
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 16:18 Hoy

En frecuencia

Soluciones mágicas

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Me voy a permitir detenerme un momento y reflexionar sobre la insistente tendencia que tenemos a creer en las soluciones mágicas y voy a empezar por utilizar un ejemplo.

Me parece necesario que en efecto delincuentes peligrosos que porten armas, que cometan delitos menores, que roben y hagan daño, sepan que sus acciones tendrán un castigo y este será la privación de su libertad. Pero ¿acaso nos hemos preguntado si el solo hecho de privarlos de su libertad será suficiente para disminuir la sensación de impunidad que da el saber que pese a lo que se diga terminarán en la calle?

Creo que la sola modificación de un artículo constitucional, como lo exigen autoridades principalmente estatales y municipales no terminará con el problema, pues una muestra clara de ello es que cuando había prisión preventiva para estos delitos, los tales no disminuyeron y al contrario, aumentaron.

En el caso de la educación, se vendió hasta el cansancio que la reforma educativa iba a ser la panacea de todos nuestros males, que con ello los niveles educativos del país aumentarían y que finalmente se tendría un orden en el magisterio del país, y estamos tan alejados de la bella realidad que nos ofrecieron que no se ha podido acabar con los vicios que se vienen arrastrando por décadas en la educación mexicana, siguen ahí enquistados.

Vino la reforma política, la creación del Instituto Nacional Electoral, que sustituyó al IFE, y hoy es fecha que seguimos viendo prácticas de antaño, en la que los partidos políticos siguen haciendo lo que les viene en gana y cada vez que pueden terminan escupiéndole a la autoridad electoral acusándola de corrupta, pese a que se muerden la lengua.

Ahora me pregunto: realmente queremos cambiar al país, o solo estamos haciendo como que hacemos y al final terminamos permitiendo que quienes juegan el juego del poder mantengan este a costa del conformismo en el que se sume nuestro país viendo cómo la clase política engrosa, dependiendo el partido en turno.

Llego a la conclusión que mientras quienes detentan el poder no se vean vigilados por los ciudadanos que los pusieron en donde están, y los gobernados no hagamos algo por cambiar el rumbo que llegamos, no vamos a avanzar como país. Tal parece que a la clase política no le importa un verdadero cambio, pues perderían los privilegios que hoy tienen.

Nada más basta ver el costo que se produce al año por el pago de servicios a una burocracia acostumbrada a atender como quiere, las cantidades millonarias de dinero producido por mexicanos en las diversas actividades económicas y que van a parar a partidos políticos que terminan actuando una farsa.

No necesitamos soluciones mágicas ni ocurrencias debemos ir al fondo de los problemas que nos aquejan como país y sería bueno por empezar a reflexionar si somos parte del mismo.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.