• Regístrate
Estás leyendo: Guarderías y clientelismo
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 05:07 Hoy

En frecuencia

Guarderías y clientelismo

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Créame, el gobierno federal no pretende desaparecer las guarderías, poniendo un poco de lupa al asunto de retirarles el recurso a los operadores de estas estancias infantiles y dárselos a los padres de familia, veo que hay un trasfondo más allá de que supuestamente se detectaron malos manejos.

Uno de los argumentos que esgrime el gobierno es que encontraron guarderías o estancias infantiles con registros inflados, que reportaban más niños de los que supuestamente tenían, pero hoy no presentan un solo caso, ni hay claridad o reportes por escrito y con pruebas de las supuestas anomalías encontradas. Como en el caso del huachicol, solo los dichos del Presidente y sus colaboradores.

Pero lo que no se ha dicho es el manejo clientelar que puede tener la disposición de entregar a los padres o tutores los mil 600 pesos cada dos meses para que ellos elijan qué hacer con sus hijos, dónde guardarlos y a quién confiarles su estancia mientras trabajan o realizan otra actividad.

¿Por qué manejo clientelar? Muy sencillo, al retirar la entrega de recursos a las estancias infantiles, el padrón de beneficiarios directos del recurso en efectivo y no en especie, como sería la estancia, se multiplica por miles, quienes le deberán al gobierno en turno la atención de tener dinero para poder inscribir a sus hijos en una estancia infantil.

Obviamente de cada padre beneficiado se tendrán datos precisos que se convierten en una base de datos cuyo objetivo será tener un padrón de futuros votantes por el partido en el poder, de continuar entregando el recurso a las estancias infantiles de manera directa la base de beneficiarios se reduce exponencialmente y con ello el número de posibles electores.

Vamos, estamos viendo el uso clientelar de los recursos públicos, algo que se quedó arraigado en el sistema político y que hoy es evidente con este cambio en la entrega de recursos en efectivo y no en especie a futuros electores, vaya que al PRI se le aprendieron bien las viejas mañas.

Por eso le insisto, nada más alejado de la realidad que se pretendan desaparecer las guarderías, hacerlo sería como darse un balazo en un pie, no, simplemente se cambia al beneficiario directo del recurso y con ello se aumentan la cantidad de posibles votantes, que si quieren mantener el beneficio tendrán que sufragar por el partido en el poder.

Y así con tanto dinero que se pretende entregar para “beneficiar a los más pobres”.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.