• Regístrate
Estás leyendo: El rostro detrás de la crisis de gasolina
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 17:54 Hoy

En frecuencia

El rostro detrás de la crisis de gasolina

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Existen evidencias y ya lo ha dicho hasta el cansancio el presidente Andrés Manuel López Obrador, y como se sostuvo siempre, pero no era reconocido por los gobiernos pasados, que el robo de combustible al menos a las escalas a las que ha llegado no habría sido posible de no ser por la participación de personal de Pemex.

Un caso que se quedó en el tintero y que se habló de que se trataba de robo de combustible en un descaro total al interior de Pemex en Salamanca, fue aquel accidente en la Terminal de Almacenamiento y Distribución (TAD) en 2017 donde perdieron la vida 8 trabajadores de la paraestatal cuya carpeta de investigación fue abierta por la PGR y de la cual tras la partida del entonces delegado en Guanajuato al parecer se archivó y no se supo o al menos no se hizo pública sanción alguna en contra de presuntos responsables.

Como ese ejemplo, hay decenas, tal vez cientos, que se quedaron en los archivos muertos de la Procuraduría General de la República y sería sano saber qué ha pasado con estas investigaciones.

Pero aquí entra un actor importante, un personaje que se ha caracterizado por su poder al interior de Pemex, al dirigir los destinos de miles de trabajadores y presumir ser intocable, independientemente del partido que está en el poder, quien además sería increíble que no estuviera enterado de lo que sus trabajadores hacen en la empresa.

Este personaje es, ni más ni menos que uno de los últimos líderes sindicales de la vieja guardia priista que ha gozado incluso de protecciones, se trata de Carlos Romero Deschamps a quien poco se le ha mencionado y poco se ha cuestionado sobre su posible participación, ya sea por omisión ya sea por presunta complicidad con el escandaloso robo de combustible en el que estamos seguros no sólo directivos, sino también trabajadores, están dentro.

De verdad ¿usted cree que siendo el problema del tamaño que es, de más de 50 mil millones de pesos al año, el líder sindical no estaba enterado? Lo veo poco probable, y si lo estaba ¿Por qué no denunció? Será que no lo hizo porque una acción de la autoridad habría terminado con su liderazgo al frente del Sindicato de Pemex y porque también era uno de los beneficiados de este negocio ideal.

Si en verdad el Presidente está interesado en que se acabe con la corrupción en Pemex, será hora de echarle un ojo a los bienes del líder petrolero que a todos luces no corresponden a sus ingresos a lo largo de su carrera en el servicio público.

A menos que corra con la suerte de otros líderes sindicales cobijados por el lopezobradorismo como el de Elba Esther Gordillo o Napoleón Gómez Urrutia, de ser así el sacrificio hecho por millones de mexicanos de quedarse sin combustible el sufriendo para conseguirlo habrá sido en vano.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.