• Regístrate
Estás leyendo: Acto terrorista en Salamanca
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 15:50 Hoy

En frecuencia

Acto terrorista en Salamanca

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Parece que al menos para los delincuentes la guerra no ha terminado, ayer en un hecho sin precedente en Guanajuato, un grupo de personas no identificadas dejaron en la entrada de la puerta 4 de la Refinería Ingeniero Antonio M. Amor de Salamanca un coche bomba, a la usanza de los terroristas o narcotraficantes del cártel de Medellín.

De acuerdo a información difundida ayer por las autoridades, la camioneta abandonada en el lugar tenía 26 cartuchos del explosivo para uso civil Emulex 1 que se utiliza principalmente para minería a cielo abierto y de tipo subterráneo, en canteras, obras civiles y demoliciones.

Si bien es cierto el explosivo no detonó, por alguna razón que podría ser desde la inexperiencia en el manejo de este tipo de sustancias y armado de dispositivos, hasta solo tener la intención de amedrentar, lo que esta acción deja en claro es que los “traviesos” como se les ha querido minimizar, no están dispuestos a ceder ante la autoridad.

Lamentablemente, no es la primera vez que en México entra en escena este tipo de artefactos a bordo de vehículos, con resultados mortales ya hay antecedentes de al menos 9 atentados terroristas con coches bomba en nuestro país entre 1994 y 2012.

El último de ellos fue hace seis años cuando en Nuevo Laredo, Tamaulipas, alrededor de medio día un automóvil explotó afuera de la Presidencia Municipal dejando heridas a siete personas y daños en once autos que se encontraban estacionados.

Se tiene conocimiento que integrantes de grupos delictivos han recibido entrenamiento de grupos de terroristas, la primera vez que se habló en México de narcoterrorismo fue en el año de 2008 cuando en Culiacán, Sinaloa encontraron autos bomba en los que se utilizaron tanques de gas y detonadores similares a los que usaban organizaciones terroristas en el mundo.

Lo que ayer se vio en Salamanca, donde después de este hecho y pese a que se reforzó la vigilancia en la zona los homicidios no cesaron, no debe de minimizarse y se requiere a una autoridad más acuciosa, de lo contrario podríamos estar en este momento escribiendo otra historia.

¿Y entonces cazar capos sigue sin ser un asunto prioritario?

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.