• Regístrate
Estás leyendo: Fin de sexenio y candidatos a la presidencia. Polarización, tema prioritario
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 21:22 Hoy

Fin de sexenio y candidatos a la presidencia. Polarización, tema prioritario

Publicidad
Publicidad

La pobreza extrema en México disminuyó a lo largo del sexenio que está por terminar, los pobres extremos pasaron a ser pobres moderados, en contraste, la desigualdad a lo largo del sexenio de Peña Nieto se ha mantenido

México ha tenido muchos programas sociales que no han logrado combatir la desigualdad, resultado de los empleos precarios que tenemos, aunado a los mexicanos que en su gran mayoría apenas ganan tres salarios mínimos.

La pobreza está vinculada con la brecha laboral, esto es, pocos mexicanos que ganan mucho y, una mayoría que obtiene un salario de subsistencia, ello está vinculado con el tipo de empresas en las cuales trabajan los mexicanos, y es que está demostrado que las empresas con alta productividad generan salarios altos, en contraste, empresas con poca productiva ofrecen salarios bajos, por ello, para aumentar el ingreso de los trabajadores México debe apostarle por la productividad.

No obstante lo antes señalado, debemos matizar que la economía mexicana muestra la existencia de empresas pequeñas con salarios bajos, pero a su vez tiene empresas grandes y productivas que deberían pagar altos salarios, sin embargo utilizan en el outsourcing para evitar compromisos laborales y prestaciones de ley para sus trabajadores. Por ello me preguntó, ¿hará algo el próximo presidente de la república para seguir manteniendo este desequilibrio económico que va en contra de los trabajadores mexicanos?

Con la nueva reforma laboral el estado mexicano renunció a su papel de intermediario entre los trabajadores y los empresarios, por ello hoy, los trabajadores se encuentran huérfanos frente a los empresarios mexicanos y extranjeros. Lo anterior ha dado por resultado la fuerte polarización en las clases sociales mexicanas, frente a ello el próximo presidente debe poner el dedo en la llaga para combatir esa ventaja de los empresarios nacionales y extranjeros radicados en nuestro país.

Resultado de la desigualdad y la pobreza, es muy importante apostarle al incremento del consumo interno, para lograrlo es menester incrementar los ingresos reales de los trabajadores mexicanos. El sector empresarial debe impulsar el consumo interno porque es éste el que les permitirá incrementar la producción y a su vez sus niveles de ganancia, sin embargo, no quieren hacerlo porque pareciera que los salarios para ellos son la base de la competitividad. Competitividad espuria en pocas palabras.

La estrategia del incremento al consumo interno es una política pública que se debe generar entre los sindicatos, los empresarios, y el gobierno, para ello se tiene que crear una verdadera política industrial, no como la realizada durante el gobierno de Peña Nieto, Se requiere una verdadera reforma estructural Laboral

A los mexicanos nos pesan tres temas: el de los salarios paupérrimos; la relación desigual entre empresarios y trabajadores y, la falta de una verdadera política industrial.

Los mexicanos en este momento debemos esperar las propuestas de los candidatos a la presidencia de la República en torno al incremento del salario real, el cual debe cubrir todas las necesidades de los trabajadores mexicanos. Los candidatos deben tener propuestas claras y precisas; responder las preguntas: ¿Qué hacer?, ¿Cómo hacerlo? y ¿Para qué hacerlo?

Si algo le hace falta a México es incrementar los salarios, lo cual permita a los trabajadores tener una vida digna. Tenemos la esperanza de que al menos uno de los posibles candidatos ofrezca una verdadera reforma salarial. Incrementar los salarios quizá tenga como consecuencia el cierre de algunas empresas, cuyos empresarios solamente están en México aprovechando los salarios paupérrimos, por ello, frente a un incremento salarial emigrarán fuera del país, sin embargo, habrá otros empresarios consientes con la pobreza de los trabajadores mexicanos y con la polarización existente que aceptarán el incremento y lo absorberán a través de sus utilidades.

La desigualdad en México es una vergüenza nacional, por ello requiere una verdadera reforma y acción pública, y es que el 10% de los mexicanos se queda con el 60% de la riqueza generada en este país, eso es resultado de una mala distribución de los recursos producto del propio modelo económico de libre mercado, el cual no ha sido transformado por la propia política y acción pública del gobierno federal. El modelo no es un mal en sí mismo, lo es la forma en la que unos cuantos se aprovechan de sus debilidades.

México en este momento presenta estancamiento económico resultado del poco o nulo crecimiento del mercado interno, para incrementarlo es necesaria la inversión pública, porque sólo ésta podrá revertir la pérdida del poder adquisitivo, sin embargo a lo largo de las últimas décadas las empresas públicas han casi desaparecido, se ha reducido en términos reales el gasto público, aunado al descenso del gasto corriente para inversión, estamos en un momento de estancamiento económico.

Es necesario generar un programa de reconstrucción de la economía, de la política y de la decencia nacional; necesitamos un tipo plan Marshall que nos permita cambiar todo lo que está mal y mantener lo poco que tenemos bien. México no requiere parches, necesitamos una verdadera reforma que atenúe, revierta y compense la pérdida de bienestar social de los mexicanos.

graciamaximiliano@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.