• Regístrate
Estás leyendo: La cultura cívica y la ética pueden reducir la corrupción
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 11:48 Hoy

Columna de María Doris Hernández Ochoa

La cultura cívica y la ética pueden reducir la corrupción

María Doris Hernández Ochoa

Publicidad
Publicidad

Nuevamente México prende los focos rojos al darse a conocer la percepción de la corrupción por organismos internacionales, que nos pone dos puntos debajo de la calificación de países que integran la OCDE.

¿Cómo se puede empezar a remediar esta embarazosa situación para el mexicano honesto, que somos mayoría? Porque mientras mayor es la escolaridad en México, mayor es el grado de corrupción. Algo está fallando de manera ostensible en el sistema de estudio de todas las escuelas, públicas o privadas, porque estas no han sido capaces de tener a todos sus egresados con una mentalidad refractaria hacia los actos ilícitos, ilegales.

No se ha hecho énfasis en la importancia de la cultura cívica y al parecer, no dan a conocer que la práctica ética en la profesión o en la política es una gran inversión curricular.

Al estudiante se le debe proporcionar información para que mida el grave perjuicio a la sociedad y para su clase profesional, que comprendan el fenómeno, lo ubiquen, lo midan, identifiquen sus causas, mecanismos de operación, exhibiendo sus efectos. Es una forma de evitar caer en la corrupción.

Porque ésta significa en lo económico: reducción de la inversión hasta en un 5%, pérdida del 5% en ventas, impacto del 9% en el PIB (datos de los bancos Mundial y de México y del Fondo Monetario Internacional).

En cuanto a los costos políticos, el 91% , según encuesta, no confían en los partidos políticos y el 83% en los legisladores. El 80% no confían en las instituciones del poder judicial (en este renglón, el CIDE realizó un estudio exhaustivo recientemente). Sólo un escaso 27 % está satisfecho con el sistema democrático.

También se le debe explicar al estudiante que el 14% de los ingresos de una familia se va a pagos ilegales y que se registran 4 millones de actos de pequeña corrupción al año (CIDE e IMCO). Estas instituciones afirman que en el ámbito de los negocios, el 44% de las empresas han pagado sobornos y que pagan a políticos de alto nivel buscando beneficios por contratos, para acelerar trámites y otros actos irregulares.

Para muestra existen muchos “botones” tanto en el campo internacional como en el nacional y local, al grado de provocar escándalo, con la diferencia respecto a otros países, en donde los causantes van a la cárcel y aquí casi se les admira por la “habilidad” y sangre fría capaz de librar el escarnio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.