• Regístrate
Estás leyendo: Pemex, dos caras
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 18:47 Hoy

Fortuna y poder

Pemex, dos caras

Marco Antonio Mares

Publicidad
Publicidad

Petróleos Mexicanos registra las dos caras de la moneda: una muy negra y otra promisoria.

En sus resultados al tercer trimestre del año, Pemex arroja una pérdida neta por 167 mil millones de pesos, fundamentalmente por la caída en el precio del crudo y la depreciación del peso.

Es la primera vez que Pemex tiene rendimiento negativo antes de impuestos por 68 mil millones de pesos y de todas formas paga casi 100 mil millones por impuestos y derechos al gobierno federal.

Aunque las finanzas públicas del gobierno mexicano se han venido despetrolizando, las cifras demuestran que Pemex sigue siendo una fuente de recursos muy importante.

Por otra parte, el pasivo total de Pemex es de 3 billones 240 mil millones de pesos. Tan solo el pasivo laboral asciende a 91 mil millones de dólares.

Esa es la cara oscura de Pemex. La situación financiera de la paraestatal es sumamente delicada precisamente cuando tiene que enfrentar la apertura del sector energético e implícitamente la competencia de las grandes petroleras internacionales.

Y el otro lado de la moneda, que resulta prometedor, tiene que ver con el cambio al que está obligado Pemex con la reforma energética.

Aunque será dentro de algunos días cuando se hagan públicos los detalles, la empresa petrolera difundió ayer la noticia de que logró un acuerdo con el sindicato de trabajadores en materia de pensiones, que será aplicable también a los trabajadores de confianza.

Sin lugar a dudas el pasivo laboral es uno de los fardos más pesados que tiene Pemex y el acuerdo implica el principio del fin de una de las más altas preocupaciones.

Por otra parte, la administración de Emilio Lozoya ha iniciado una seria de acciones para mejorar la estructura de capital de la paraestatal y aumentar su eficiencia, además de que viene una nueva época en la que habrá de aliarse con grandes petroleras internacionales para cumplir con su objetivo fundamental: hacer rentable a Pemex.

Esa es la parte prometedora.

Por ahora son las dos caras. Habrá que ver si se logra imponer la modernización y la eficiencia, a pesar de que todavía sigue siendo la vaca lechera que ordeña el gobierno mexicano.

Al tiempo.


marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.