• Regístrate
Estás leyendo: Surge en Quintana Roo la autodefensa social
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 04:44 Hoy

Cuestión Política

Surge en Quintana Roo la autodefensa social

Marco Antonio García

Publicidad
Publicidad

La complicidad de gobiernos estatales, municipales y la inoperancia del gobierno federal, originaron el surgimiento de 16 grupos de autodefensa en igual número de entidades. Y para persistir en ese esquema, Quintana Roo no ha sido la excepción. El hartazgo ciudadano orilló la creación de otro movimiento que será encabezado por un grupo empresarial que perseguirá a funcionarios públicos corruptos.

Carlos Mimenza Hurtado, empresario de Cozumel, quien se ha convertido en el primer detractor de los regímenes quintanarroenses de Roberto Borge y del actual, Carlos Joaquín González, anunció ayer, de manera oficial, la creación de un grupo de autodefensa que investigará a fondo, las acciones que ejecuten los llamados servidores públicos.

Y es que ante la frivolidad de gobernantes, que se embolsan sin ningún escrúpulo gran parte de los presupuestos públicos y la mayoría de ellos queda en la impunidad a pesar de ser encarcelados, Mimenza externó que los mexicanos estamos cansados de que el propio sistema defienda a quienes en supuesto deberían ser hombres de ejemplo.

De verdad, la ciudadanía se cansó de ser la primera en elegir a sus gobernantes por imagen, honradez y hasta buena trayectoria. Sin embargo, a la hora de actuar, de dictar resoluciones, de estar al pendiente de la población, a los mandatarios se les olvida que se deben al pueblo y prefieren enriquecerse a costa de entregar buenos resultados como les obliga nuestra Carta Magna.

De ahí que ante el anuncio del surgimiento de los grupos de autodefensa de Quintana Roo, el gobierno estatal expuso que no permitirá que se violente la ley y fincará responsabilidades civiles y penales a quien esté en contra de la aplicación del estado de Derecho.

Otro trago amargo se presenta para Carlos Joaquín, quien a 10 meses de haber tomado posesión como el octavo gobernador del segundo estado más joven de México, permanece con presiones sociales de toda índole, por la grave corrupción que vive ese estado, producto del saqueo impune de Joaquín Hendricks, Félix González Canto y quizá de Roberto Borge Angulo, aunque en la actualidad esté recluido.

Esquiva intolerancias de diputados alcalde Gallardo

Los conflictos financieros, políticos y sociales que enfrentan los más de 2 mil municipios del país, no concluirán, hasta entonces no se erijan cuerpos colegiados que en realidad legislen en favor de la ciudadanía.

De ahí que Ricardo Gallardo, presidente municipal de San Luis Potosí, haya expuesto que su comunidad requiere de la aprobación de presupuestos que subsanen la difícil situación que enfrentan sus coterráneos y prefiere, al menos hasta hoy, dejar de lado los supuestos enconos políticos que tiene con legisladores potosinos.

Arguyó no estar interesado en confrontarse con diputado alguno. "Que me dejen trabajar y sean los ciudadanos los que califiquen mi desempeño. No puedo distraerme en rencillas personales o en conflictos de terceros que busquen confrontarme con otros actores de la política y el servicio público o en su caso desacreditar lo logrado.

Insistió que ha ofrecido respeto a quienes piensan diferente a él. Empero, pide de igual forma, trato idéntico, ya que no tiene nada que ocultar y siempre se ha conducido con honestidad y transparencia.

Gallardo ha estado en el "ojo del huracán" por dichos públicos de algunos de sus detractores, los que quizá de mala fe, se han referido con calificativos que van más allá de la suspicacia.

Expuso al suscrito, amable lector, las actividades que ejerce, propias de su encargo, así como las de carácter privado, son del dominio público y no está, como algunos quieren suponer y sembrar en el imaginario colectivo, involucrado en asuntos ilícitos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.