• Regístrate
Estás leyendo: Victoria periodística en primer juicio oral
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 18:55 Hoy

Cuestión Política

Victoria periodística en primer juicio oral

Marco Antonio García Granados

Publicidad
Publicidad

A pesar de los homicidios cometidos en contra de periodistas mexicanos que tuvieron el valor de denunciar a criminales y violadores del estado de derecho, aún a costa de su integridad, ayer, en Cancún, se sentó un trascendental precedente que pretendía acallar a otro reportero, ante las amenazas de muerte lanzadas por un ex candidato independiente a la Presidencia de México.

En una impecable tesis y sentencia del juicio en contra de Carlos Mimenza Novelo, la jueza federal, Verónica Gutiérrez Fuentes, sentó el precedente histórico, en lo que fue el primer juicio oral a nivel federal y estatal en el marco del nuevo sistema penal acusatorio, al vincular los elementos de prueba puestos a su disposición, en un exhaustivo análisis que arrojó como resultado la convicción plena de responsabilidad del empresario inmobiliario.

En esa comisión del delito de amenazas y la agravante también de otro delito en contra de la libertad de expresión, en agravio del periodista Amir Ibrahim Mohamed Alfie, -quien tuvo que cambiar su lugar de residencia en varias ocasiones- ante el acoso de asaltantes y golpeadores a sueldo de parte de Carlos Mimenza, supuesto protegido de los ex gobernadores de Quintana Roo, Félix González Canto y Roberto Borge Angulo.

Después de desahogadas las pruebas ofrecidas por la Fiscalía, valoradas de forma libre y lógica, la jueza penal federal, Gutiérrez Fuentes, resolvió fallo condenatorio contra Mimenza, por la existencia de la autoría material y dolosa del acusado, acreditada su participación en el delito de amenazas con la agravante de quién limita la libertad de expresión.

Tras el desahogo de 25 pruebas durante las extenuantes jornadas del juicio oral, la Fiscalía Especializada en Atención a los Delitos en contra de la Libertad de Expresión, Feadle, logró acreditar la existencia de amenazas que afectaron física, sicológica y la libertad de expresión del periodista Amir Ibrahim.

Recibidos en el teléfono celular del periodista, a través de la mensajería de Whatsapp, donde se valoró evidencia digital, testimonios, documentales y periciales para llegar a la conclusión que Mimenza fue la persona que el 8 de julio del 2017, le envió innumerables amenazas por la afectación de diversas notas periodísticas emitidas por el comunicador, en especial la publicada un día antes de las amenazas, titulada “Facebook da de baja la página de Mimenza por violento”.

Esos hechos constituyeron las pruebas de contundencia a las que la jueza Gutiérrez Fuentes consideró que se encontraba acreditada la relación entre las notas periodísticas y el contenido de los mensajes amenazantes, con la finalidad de limitar la libertad de expresión del periodista.

El fallo representó el cierre de una cadena de hechos que iniciaron el 8 de julio de 2017 con la emisión de mensajes amenazantes a través de la plataforma “Whatsapp”, los cuales, no sólo advirtieron daños a su persona, sino a sus seres queridos; amenazas que obligaron al periodista salir del estado, a hacerse beneficiario del programa de federal de protección a periodistas y defensores de derechos humanos; que le cambiaron de forma radical la vida y su entorno familiar.

De esta forma, comienza la defensa pública y legal de los periodistas en contra de la delincuencia organizada. Así también sigue la defensa a ultranza de la libertad de expresión, concebida y protegida en nuestra Constitución. Se sentó un precedente

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.