• Regístrate
Estás leyendo: Variables y gestión de riesgo
Comparte esta noticia

A puerta cerrada

Variables y gestión de riesgo

Marcela Gómez Zalce

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

La única lucha que se pierde es la que se abandona. El gran reto en este cambio de régimen, que tardará tiempo en consolidar los cambios de fondo, se encuentra en las variables intrínsecamente ligadas: economía y seguridad.

En la segunda el Presidente no puede fallar. Cuenta con mayoría legislativa en ambas Cámaras. Las leyes y el marco jurídico que se necesitaba para que nuestras fuerzas armadas realicen labores de policía, vía la Guardia Nacional pese a que aún faltan las leyes secundarias para definir los detalles, están en proceso.

El cambio de paradigma militar está en marcha. El “nuevo” esquema de la Guardia Nacional perpetúa el uso de elementos castrenses y navales para tareas para los cuales no fueron formados. Esto impactará en el espíritu de cuerpo que devendrá en retiros anticipados y deserciones.

El empoderamiento de nuestras fuerzas armadas no incluye controles ni contrapesos institucionales y abandona cualquier proceso de construcción de una policía civil. La apuesta de López Obrador es audaz pero sin la definición del esquema entre civiles, navales y militares, no habrán resultados.

Encabezar el combate contra una delincuencia muy organizada cuyas raíces de corrupción están en todos los niveles del gobierno federal y local necesita algo más que discursos, análisis y cifras. Las soluciones ejecutadas en el corto plazo engendraron problemas a largo plazo que hoy tiñen de rojo muchas ciudades, incluyendo la CdMx.

El discurso desde Palacio Nacional sobre la seguridad pública es monotemático. No hay agenda sobre la impartición de justicia, sobre la importancia de la investigación criminal y el robustecimiento de la labor de los jueces. El despliegue de un estado de fuerza y el uso de la misma en solitario solo exacerba los ánimos alimentando el tobogán de la violencia.

El desorden es ya evidente. Aquí en la CdMx la combinación de escasa rendición de cuentas, instituciones débiles y corrupción la coloca en una situación vulnerable, de seria descomposición social. Los linchamientos por cometer delitos son ejemplos indiscutibles de la pérdida de poder del gobierno.

Urge encarar el problema. Cambiar la estrategia y detener la peligrosa erosión entre autoridades y la población civil.

@GomezZalce

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.