• Regístrate
Estás leyendo: Ciudad sin ley
Comparte esta noticia

A puerta cerrada

Ciudad sin ley

Marcela Gómez Zalce

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

El estudio del pasado permite tener herramientas para enfrentar el futuro. La crisis sobre la mala calidad del aire en CdMx pasa por varias vertientes, tiene distintos ángulos y reparte responsabilidades con el ámbito federal. Lo relevante es que en este contaminado episodio se ha exhibido la absoluta incapacidad del gabinete local y de la jefa de Gobierno para encarar la magnitud del problema.

La situación de la capital es compleja y requiere soluciones multinivel, de tal manera que llama la atención que la Dra Claudia Sheinbaum, cuya área de expertise es precisamente el medio ambiente, se haya ausentado de los medios en los días en que inició el problema para tranquilizar los ánimos de una ciudadanía donde el humo fue el disparador de una catarsis ante la nula solución de dos principales situaciones: la desbordada inseguridad y el caos en la movilidad.

La jefa de Gobierno dejó ir una oportunidad de mostrar el carácter, su indiscutible conocimiento y su fuerza moral como autoridad, en lugar de renunciar a ella so pretexto de estar esperando la justificación ambiental, el diagnóstico final, la versión estenográfica, el borrador del boletín, el consenso, el memorando o vaya usted a saber.

Las primeras señales de la emergencia desencadenaron una oleada de inquietud y alarma entre los capitalinos ante el olor a quemado y la presencia de humo en varias alcaldías. Las respuestas de las autoridades fueron vagas, técnicas y ambiguas desencadenando descalificaciones y cuestionamientos que han marcado su gestión de gobierno.

Sheinbaum debe empezar a preocuparse y ocuparse porque sus principales colaboradores no están preparados para una respuesta eficiente en momentos de crisis, en el manejo de la misma y en el control de daños.

De la mano del desastre ambiental está la alarmante escalada de violencia e inseguridad donde los grupos criminales le han perdido el respeto a la autoridad. El río de sangre corre impune ante un cielo inundado de nubosidad tóxica.

No hay argumentos que justifiquen la rendición del gobierno capitalino ante las organizaciones delictivas.

Llegó la hora de actuar en consecuencia y asumir la responsabilidad de gobernar.

Ni más, pero ni menos.

@GomezZalce

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.