• Regístrate
Estás leyendo: Reflexiones sobre la inflación
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 16:18 Hoy

Mercados en perspectiva

Reflexiones sobre la inflación

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

Esta variable financiera es de la mayor importancia en cualquier economía, ya que mide el deterioro del poder adquisitivo de la gente, por tal razón es normal que cuidar la inflación sea la responsabilidad principal de los bancos centrales del mundo.

En algunos países, por ejemplo en Estados Unidos, la Reserva Federal —que es el banco central— tiene un doble mandato, que es mantener la inflación bajo control y coadyuvar al crecimiento económico; cuando esto es así, la labor del banco central se dificulta enormemente y tiene que manejar un delicado equilibrio con las tasas de interés para que éstas permitan que la actividad económica se desarrolle y al mismo tiempo que la inflación no se salga de control.

La tasa de interés es la herramienta principal —no la única— que los bancos centrales tienen para controlar la inflación; cuando quieren que ésta baje o cuando menos deje de crecer, lo que hacen es subir la tasa de interés, de forma contraria, cuando quieren que la economía se reactive —si la inflación lo permite—, lo que hacen es bajar las tasas de interés.

En el caso de nuestro país, el mandato de Banco de México (Banxico) es únicamente el de defender la capacidad de compra de la gente, dicho de otra manera, tener la inflación por debajo de 3 por ciento para que no se deteriore el poder adquisitivo de los mexicanos.

La inflación ha estado bastante bien controlada en los últimos 20 años, después de que en la década de los ochenta y noventa llegara a cifras de tres dígitos; afortunadamente eso ya no sucede, pero la lucha para mantenerla en niveles adecuados es permanente, ya que en cualquier descuido se puede salir de cause.

En México la inflación en 2016 fue de 3.25 por ciento, en 2017 se incrementó a 6.77 por ciento y el año pasado cerró en 4.83 por ciento, todavía muy arriba de la meta de Banxico, que es de 3 por ciento +- 1 por ciento.

La razón principal del alza en 2017 y 2018 fue el incremento de las gasolinas, para este año esperamos una inflación de 3.85 por ciento (ya en la meta de Banxico) siempre y cuando la gasolina no suba por arriba de 5 por ciento y que los salarios no se disparen por encima de la misma cifra.

Ayer salió la inflación del mes de enero y sorprendió porque fue muy por debajo de lo que se estimaba .09 por ciento , lo cual hace que la inflación en los últimos 12 meses disminuya de 4.83 por ciento a 4.37 por ciento, lo que es una magnífica noticia; claro que aún tenemos 11 meses por delante.

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.